thumbnail Hola,

Cuando estaba por comenzar el segundo tiempo entre Independiente 0 - 1 Belgrano, una bomba de estruendo cayó muy cerca de Olave y Laverni lo suspendió.

El encuentro entre Independiente y Belgrano se suspendió antes de arrancar el segundo tiempo, debido a que hinchas del Rojo arrojaron bombas de estruendo al campo de juego. Ganaba el Pirata 1-0 con gol de Javier Velázquez. "Partido suspendido por las bombas de estruendo que caen sobre la humanidad de Olave, y siguen cayendo" explicó Saúl Laverni, el árbitro del partido.

Estaba todo listo para el pitazo inicial. Ambos equipos alineados, aguardando la orden del juez. De repente, el ruido y el humo se adueñaron del área de Juan Carlos Olave. El arquero, tendido en el suelo. Cuando los doctores de Belgrano se acercaron al jugador, otra bomba de estruendo cayó al césped del Libertadores de América. Los jugadores del Pirata corrían hacía el centro del campo, como soldados que escapan de una balacera. Olave, visiblemente sentido, hacía lo propio, con una mano en su cabeza. Otra bomba cae.

"No va más", dijo Laverni. Los jugadores de ambos equipos se fueron a los vestuarios, y comenzaron los disturbios en la popular del Rojo. A la par, el estadio se llenó de gritos en apoyo al presidente de la institución. "Canteeero, Canteeero" gritaba la gran mayoría, reprobando un nuevo hecho de violencia vivido en el club de Avellaneda. Independiente seguirá en la zona roja. De fútbol, hablamos otro día.

Relacionados