thumbnail Hola,

Newell's empató tres de los últimos cuatro que jugó, perdió la punta que ahora está en manos de Vélez y en la próxima enfrenta a Boca, uno de sus perseguidores.

Venía invicto. Sigue invicto aunque dos empates seguidos lo hayan debilitado y hayan dejado en la superficie las fragilidades en las que Gerardo Martino deberá trabajar exhaustivamente durante esta (corta) semana, porque a Newell’s lo espera Boca en La Bombonera y aunque el Xeneizeno esté pasando por su mejor momento, tiene un plantel que jugó varios partidos claves y entiende cómo se encaran este tipo de choques decisivos.

Con esta igualdad, los de Martino ya tienen tantas victorias como pardas en este campeonato, lo que aprovechó Vélez, que aunque tiene tres partidos perdidos se subió a lo más alto de la tabla tras ganarle a Godoy Cruz. Sin embargo, hay un dato aún más curioso que éste y es la falta de goles del cuadro de Parque Independencia. Uno piensa en Newell’s e inmediatamente recuerda al bombardero Ignacio Scocco, que esta trepado en la rama más alta del árbol de los goleadores del Inicial con 9 gritos, pero detrás de eso hay una cifra sorpresiva: hay 11 equipos superan los 14 goles del combinado de Martino, lo que revela la escasa contundencia del cuadro rosarino, que se acostumbró a las espectaculares conquistas de Scocco y se durmió en los laureles.

¿La situación es grave? No tanto aunque haya quedado segundo, pero sí  se encendió una alarma. No es lo mismo llegar al partido ante el único de los aspirantes al título que le queda enfrentar teniendo una diferencia considerable con el segundo, que habiendo perdido la punta por no haber podido ganar. De todos modos, no hay que extremar la situación de Newell’s, porque así como tuvo un par de partidos malos, las figuras que tiene en el plantel son capaces de sacar una victoria de la galera y ya lo demostraron. Por eso, en lo que tendrá que hacer hincapié el Tata es en recordarle al conjunto en sí lo bien que puede jugar para que luego sus individualidades gocen del hábitat ideal para entrar en acción.

La paridad de este torneo hace que sea prácticamente imposible suponer que sacando una determinada cantidad de puntos de los restantes alcance para ser campeón porque la seguridad de que todo salga como estaba planeado es cada vez menor. Por eso, este es el momento ideal para que Newell’s disipe las dudas con una victoria en La Bombonera que lo fortalezca y entierre la idea de que la presión de pelear un campeonato en las últimas fechas se va a comer al plantel de Martino.

Artículos relacionados