thumbnail Hola,

“Están buscando que me canse así no me pagan”, disparó el entrenador de San Lorenzo, que ahora no disimula su malestar por el deseo del presidente y vice para que deje el equipo.

La semana pasada, Ricardo Caruso Lombardi había expuesto un monólogo –a través de una conferencia de prensa- mostrando el apoyo de Matías Lammens, presidente, y Marcelo Tinelli, vicepresidente, a su conducción técnica en San Lorenzo.

En declaraciones a Radio 10, el entrenador volvió a declarar sin filtro, lo contrario. "El respaldo de Tinelli es tibio. ¿Por qué no me llama a mí y sale en los medios? El respaldo es a medias, yo no soy ‘boludo’, tengo 20 años en el fútbol: me van a tener que echar", expresó.

"Marcelo me quería para evitar el descenso. Cuando hubo que armar lo nuevo, no me dio la bola. Yo le pedí algunos jugadores, después me fue llamando a ver si me gustaba Jara, Mercier, pero hay muchos que no se los pedí, como Alan Ruiz y Piatti, que fue por consenso", siguió revelando Caruso.

"Si me quieren echar, que me echen,. Yo no me voy a ir. Los dirigentes nunca me apoyaron. Es difícil trabajar así, pero no jodo a nadie. Me tienen que echar. Yo no puedo decir algo que no sé, que me llamen los dirigentes, que no vinieron, como yo pensaba”, dijo. Y mostró el apoyo de los jugadores: “Me llena de orgullo y placer que me pidan que siga”.

El auténtico Caruso parece haber vuelto, tras los rumores de su alejamiento y la búsqueda de los dirigentes de otro técnico para el Ciclón. El actual dejó en claro que no se va a ir y redobló: "Están buscando que me canse para que me vaya y así no me pagan la indemnización. La Comisión no me quiere desde que empezó el campeonato”.

Luego acusó al presidente de haber dejado trascender la charla que mantuvieron en privado: "Hablé con él y le hice una propuesta sobre el futuro. Quedamos en reunirnos hoy, y hoy cuando me levanté ya todos sabían lo que habíamos hablado. ¿Quién contó todo? Yo no fui", manifestó.

"Me hicieron mil cosas pero no pueden creer que no me enoje y no me haya ido. Yo siento que no me quieren”, expresó.

En San Lorenzo salieron las internas a la luz. Habrá que esperar la muestra de diplomacia que la nueva dirigencia intenta mostrar en el club de Boedo, para apaciguar los ánimos.

Artículos relacionados