thumbnail Hola,

El ídolo de Boca apareció en un gimnasio de Pilar, donde fue fotografiado por uno de los asistentes.

Luego de que se fuera de Boca, Juan Román Riquelme se dedicó a disfrutar de su familia y sus amigos, a comer asado en su casa de Don Torcuato. Hasta que este lunes se lo vio en un gimnasio de Pilar con una remera de entrenamiento de la Selección, justo después de que la hinchada coreara su nombre tras el empate ante San Martín.

Si hay que guiarse por la palabras de Riquelme su la última conferencia de prensa junto al presidente de Boca Daniel Angelici, la chance de que el 10 vuelva a jugar en el club es imposible. “Yo cumplo con mi palabra”, dijo aquella tarde. Lo cierto es que lejos del fútbol, Román fue al gimnasio para moverse un poco y no perder la forma física, justo en un momento turbulento de Boca. Los especuladores, en su salsa.

 

Artículos relacionados