thumbnail Hola,

El jugador del Málaga recuerda sus últimos días en Núñez, donde no lo dejaron jugar los útimos partidos del campeonato en el que River jugó la Promoción.

Diego Buonanotte se fue de River por la puerta de atrás. Sin jugar los últimos partidos del Clausura 2011, el delantero fue transferido al Málaga antes de que terminara el torneo y tuvo que ver como su equipo se iba al descenso desde afuera. Antes había sufrido el terrible accidente en el que murieron sus amigos, por lo que si ida a España fue un bálsamo para él.

“Fue muy duro, yo venía de vivir algo muy fuerte (por el accidente) y en la calle me lo hacían sentir en todo momento. Tuve el apoyo incondicional de la gente de River y le voy a estar muy agradecido”, recordó el hoy futbolista del Málaga español en diálogo con ESPN Radio Rivadavia. “La idea fue venir acá a despejarme, buscarle un sentido a la vida y acomodar mi cabeza. Ahora sí ya me siento en condiciones de sentirme jugador”, explicó.

Sobre sus últimos días en River y el posterior descenso, Buonanotte contó que hay que hechos que no le cierran: “Estando adentro se veía venir que algo malo podía pasar, había cosas muy extrañas”. Luego agregó: “Cuando me entregaron la plaqueta con Lanús parecía que River se salvaba de todo. Después pasó lo peor con la Promoción y ya no me dejaron ni estar con el plantel”. Y dio por cerrado el tema: “Fueron cosas muy raras y lo que pasó, pasó. Es horrible y no vale la pena volver atrás”.

Sin embargo, el jugador también reconoció al entrenador que devolvió al club a la máxima categoría: “Le estoy agradecido a Almeyda por haber puesto a River en Primera División nuevamente. Y al Chori y Fernando también, pero no me corresponde hablar de lo que pasó entre ellos. Disfruto de River en Primera y de a poquito vuelve a ser lo que era antes”.

Artículos relacionados