thumbnail Hola,

El equipo santafesino sorprendió a San Martín con un gol de Emmanuel Gigliotti y obtuvo su segundo triunfo en el campeonato.

Como una pelea entre dos grandes boxeadores, en el primer tiempo no hubo grandes intentos de golpear pero sí se midieron, se estudiaron. Tanto San Martín como Colón insinuaron más de lo que terminaron realizando, pero de a poco fueron entrando en calor y en el segundo tiempo, ambos salieron decididos a ganar el partido.

Ni bien comenzó el complemento, el aburrimiento que transmitió el partido durante la primera etapa se transformó en una extraña mezcla de emoción y tensa calma, porque ambos equipos fueron intermitentes. Si bien hubo dos pelotas en los palos, una en cada arco, el ritmo frenético no duró más que cortos períodos de cinco o seis minutos. Después, disminuyó la intensidad y finalmente volvía a aumentar con algún córner o aproximación a alguna de las dos áreas.

En medio del dinamismo del partido, hubo un clarísimo penal a Emmanuel Gigliotti, que el árbitro Mariano González interpretó al revés, como suele ocurrir, y amonestó al delantero del Sabalero. Sin embargo, el oportunista delantero proveniente de San Lorenzo pudo vengarse del fallo del juez y le dio la victoria a su equipo.

Por lo hecho en el segundo tiempo, quizá sea justo el resultado, porque Colón no especuló con cuidarse y dejar que el local lo atacara, sino que durante todo el complemento fue en busca del gol y la tibieza de San Martín le permitió llevarse un triunfo muy valioso.

Relacionados