thumbnail Hola,

El club del sur del Gran Buenos Aires en los últimos años traspasó a muchos de sus jugadores claves a Boca. Chávez es la última joya del Taladro que llegó al club de la ribera.

Con la contratación del delantero clave de la vuelta a Primera división de Banfield, Andrés Chávez, a cambio de 2.500.000 dólares por el 50 % del pase para la siguiente temporada, Carlos Bianchi tiene a su quinto refuerzo y al punta goleador que tanto pretendía, por tres años y medio. De esta forma Chávez se sumó a una lista de jugadores importantes que pasaron del club del sur del gran Buenos Aires al de la ribera.

Esta lista la comenzó en 2005 Rodrigo Palacio, quien durante cuatro temporadas fue un hombre clave de la delantera Xeneize. En su primer año con la azul y oro, el actual atacante de Inter de Italia consiguió el torneo Apertura, la Copa Sudamericana y la Recopa. En su segunda temporada los títulos siguieron llegando y conquistó así el Torneo Clausura y una nueva Recopa Sudamericana. Cinco torneos bajo el mando del Coco Basile, quien dejó Boca y fue reemplazado por Miguel Ángel Russo. Con él, Rodrigo se consolidó y, junto a un gran Riquelme, conquistaron la Copa Libertadores de 2007. En el siguiente año, la ‘Joya’ siguió creciendo en su nivel futbolístico y logró una nueva Recopa y el torneo Apertura. En julio de 2009 emigró al Genoa de Italia.

A mediados de 2005, otro jugador de Banfield llegó a Boca para acompañar a Palacio. Daniel Bilos fue la obsesión de Basile en aquel año y la dirigencia le dio el gusto. El Flaco rápidamente se adueñó de la banda izquierda y, antes de pasar al Sanit Ettiene francés, logró conquistar el torneo Apertura, la Copa Sudamericana, la Recopa y el torneo Clausura del siguiente año.

La venta de Bilos dejó un lugar en el mediocampo que Boca llenaría con otro ex Banfield, Jesús Dátolo, quien ni bien llegó obtuvo la Recopa Sudamericana. Pero fue en 2007 cuando el volante explotó y mostró por qué Boca había posado sus ojos sobre él. Fue el socio ideal de Riquelme en la recordada Copa Libertadores, donde Román brilló. Al año siguiente, logró coronarse con la Recopa Sudamericana y con el torneo Clausura, lo que despertó el interés del Napoli italiano, que en 2009 se lo llevó.

Tras la mencionada Copa Libertadores en la que brilló Riquelme para que Boca se convirtiera nuevamente en el dueño de América, llegó al Xeneize otro ex Banfield que militaba en el Liverpool inglés, Gabriel Paletta. El defensor central fue muy criticado en sus comienzos en la Bombonera, pero en el Apertura de 2008 fue un pilar del equipo que se quedó con el certamen. En junio de 2010 Paletta se fue a Parma y allí hizo las cosas tan bien que la Selección italiana lo citó para ser parte de los 23 que viajaron al último Mundial de Brasil.

Con la llegada de Claudio Borghi a la dirección técnica de Boca, también arribó al club un nuevo arquero, Cristian Lucchetti, otra gloria del Taladro. Pero el Laucha no tuvo un buen paso por el club de la Ribera y a mediados de 2011 volvió a Banfield.

A finales de 2010, la dirigencia Xeneize decidió sumar a esta particular lista un entrenador: Julio César Falcioni, quien llegaba tras ganar el Apertura 2009 con el equipo del Sur. Con el 'emperador' también llegó Walter Erviti, la magia de aquel equipo campeón del Taladro. Pero a Erviti le costó adaptarse y nunca se vio la esperada sociedad con Riquelme.

Para el Apertura 2011 llegó otro ex Banfield, un goleador de pura cepa, Darío Cvitanich. Con el delantero el equipo cambió la cara y terminó campeón e invicto.

Luego fue el turno de otro delantero. Llegó desde la Fiorentina de Italia Santiago Silva, quien había sido campeón con Banfield en 2009. En el club de la ribera el Tanque jugó una temporada y media entre 2012 y 2013, conquistó la Copa Argentina, pero terminó partiendo a Lanús en busca de mayor tranquilidad.

Ahora es el turno de Andrés Chávez de tratar de conquistar tantos títulos en Boca como lo hicieron otros ex Banfield. El delantero de 23 años, tendrá tres años y medio para demostrar todo lo bueno que hizo en la B Nacional y así devolver al Xeneize a los primeros planos.

Artículos relacionados