thumbnail Hola,

Hay un equipo que pide una reconstrucción y dirigentes que no actúan en efecto. Entre el tironeo con Riquelme y los refuerzos que no llegan, el único perjudicado vuelve a ser Boca.

Boca no sale de su mundo de complicaciones. Vive contrariado. No sabe cómo recomponer la imagen y cada movimiento de los dirigentes xeneizes parece estar alejado de cualquier solución. Mientras pelean con Riquelme, el hombre que mejores réditos futbolísticos le dio en la historia al club de la Ribera, hay un equipo que pide una reconstrucción. Una entidad que necesita alcanzar objetivos reales. Un entrenador como Carlos Bianchi que está urgido por torcer un rumbo que jamás pensó que podía tomar. Y en el medio de toda esta historia, Daniel Angelici y toda su Comisión Directiva, se muestran sin reacción. No cierran la continuidad de Riquelme ni suman refuerzos. Una historia repetida y sin solución.

La negociación sucia que llevan adelante el ídolo y el mandamás de Boca hacen que se pierda de vista que, a poco menos de 24 horas del regreso del plantel al trabajo, el grupo que conduce el Virrey perdió un pieza importante, está a punto de salir otra y todavía no recibió ningún futbolista nuevo. Es decir, fue vendido Juan Sánchez Miño a Torino, de Italia, en casi 3,2 millones de euros, está muy cerca de emigrar Emiliano Insúa a West Ham, de Inglaterra, y todos los nombres que se suponían iban a llegar están en el aire. Y el caso más emblemático es el de Jonathan Calleri, del que Boca tiene el 30% del pase, que adquirió de All Boys cuando incorporó a Hernán Grana el semestre pasado, pero no se cerró su acuerdo porque no pudo llegar conformar al futbolista con su contrato personal.

“Yo renuncié a la tesorería de Boca. No estoy de acuerdo con la renovación de esos contratos porque son muy caros para Boca. Ya el contrato de Riquelme es sumamente oneroso para Boca, es un esfuerzo extraordinario que junto al de Bianchi son dos contratos muy onerosos para Boca, son muy, muy caros. Riquelme está pidiendo una mezcla entre el dólar blue y el oficial. Boca ha pagado siempre hasta ahora en dólar oficial, no podés pagar de otra manera y además las finanzas de Boca no dan para pagar más allá del dólar oficial aunque se pague en pesos." Las palabras en radio La Red de Jorge Sánchez Córdova, desde ayer el ex tesorero de Boca, ponen en contexto qué sucede allí adentro. Cómo las fichas que se están jugando en esta historia poco tienen que ver con la institución, que está por encima de los nombres.

Porque lo real y concreto es que Bianchi pidió a Ignacio Scocco, pero el delantero prefiere jugar en Newell’s y por eso la búsqueda giró hacia Darío Cvitanich, al que le pidieron en las últimas horas que sea él quien trate de interceder para poder salir de Niza, de Francia. Y el Virrey también quería a Federico Carrizo, de Rosario Central, pero mientras algunos aseguran que será jugador de Boca, desde la entidad rosarina dicen que no hubo ofertas formales por el volante. Y hasta se habló que César Meli, de Colón, estaba a un paso de ser el primer refuerzo, sin embargo, las horas transcurren y no hay novedades para el DT de Boca. Por ahora, la única certeza es que regresan de sus préstamos Lisandro Magallán y Sebastián Palacio y que tendrían un lugar en el equipo para el próximo semestre.
 
Ah, también querían desprenderse de Claudio Pérez, le comunicaron que podía buscarse club, el defensor acercó una oferta del exterior por unos 200.000 dólares, pero los dirigentes no la aceptaron, ya que pagaron por el central que llegó desde Belgrano un poco más de US$ 1.000.000. Sólo en el caso que emigre Chiqui Pérez, en Boca buscarían otro defensor.

Y en ese mismo escenario, podría ubicarse Fernando Gago, del que no tienen los dirigentes demasiadas esperanzas que regrese a Boca tras el Mundial, ya que Milan está interesado en el jugador y existe una cláusula de salida del volante estipulada en unos US$ 6.000.000.

Especulaciones, estrategias, egos, malas actitudes, presiones, inacción… Todo esta energía negativa envuelve al planeta xeneize. Y es Boca el que mira sin poder creer como nadie piensa en su rica historia...

Artículos relacionados