thumbnail Hola,

Refuerzan la pretemporada

Boca y River continúan trabajando y se ponen a punto para un semestre que será sumamente competitivo. Muchas negociaciones y poco fútbol.

Uno espera por refuerzos. El otro ya presentó tres de los cinco que ya trajo y aguarda por la frutilla del postre. River y Boca viven sus pretemporadas a base de incorporaciones, poco fútbol, menos partidos, pero mucho trabajo físico para ponerse a punto para afrontar el duro semestre que se les viene encima.
            
El Millonario no está pasando por un gran momento. El tiempo pasa, las transferencias se hacen esperar cada vez más y eso no le gusta nada Ramón Díaz. Es que la llegada de Jonathan Fabbro al club de Núñez se hizo esperar más de lo deseado, aunque finalmente pudo firmar su contrato, y ahora el sueño es traer de vuelta a la Argentina a Teófilo Gutiérrez. El colombiano mostró su interés en llegar al club, pero la dirigencia no se puede poner de acuerdo en los números con sus pares de Cruz Azul. Se rumorea que la salida de Manuel Lanzini al fútbol árabe (se iría a Emiratos Árabes por 6 millones y medio de dólares) abriría la puerta que falta para que Teo sea el nuevo centrodelantero del Pelado.

Carlos Bianchi, por su parte, puede descansar tranquilo. Si bien las acusaciones de cada jugador que sale del plantel molestan, la CD del Xeneize hizo un gran esfuerzo y pudo traer lo que pidió el DT. Ya fueron presentados oficialmente el Cata Díaz, Emmanuel Gigliotti y Franco Cángele, mientras que Claudio Riaño y Emanuel Trípodi ya fueron adquiridos por el club y firmaron sus respectivos vínculos. Ahora falta que se apuren las negociaciones por el gran sueño de todos por La Boca: repatriar a Fernando Gago, por quien mejoraron la oferta por el 50% del pase a Valencia y ahora deberán esperar la respuesta.

A pesar de que en los grandes todo pasa por el mercado de pases, ambos jugaron un partido de pretemporada. Boca enfrentó a Estudiantes, a quien le ganó bien por 2 a 1 con una buena actuación de Franco Cángele, única cara nueva que disputó el encuentro desde el arranque junto a Emanuel Insúa. River no lució su mejor cara y, con un equipo lleno de juveniles, empató 0 a 0 con Juventud Antoniana. La peor noticia fue la lesión de Leonardo Ponzio, quien tiene un esguince de tobillo y estará 10 días afuera, aproximadamente.

Con ese panorama, los más grandes del fútbol argentino se ponen a punto para un semestre movido. Los de Bianchi están obligados a pelear el campeonato para dejar atrás la peor campaña de la historia, mientras que Ramón deberá luchar en dos frentes: el certamen local y la Copa Sudamericana.

Relacionados