thumbnail Hola,

El 25 de marzo Racing cumple 110 años. Una excusa para repasar la difusión de este club con nombre inglés pero que llegó a la Argentina por medio de una revista francesa...

Pablo Aro Geraldes
Editor Jefe
Goal.com Argentina
Seguilo en

La historia de Racing empezó mucho antes de convertirse en La Academia del fútbol argentino, incluso un par de décadas antes de su fundación. Y no fue en Avellaneda, ni en Retiro, ni en ningún otro rincón de la vieja Buenos Aires. Todo empezó en el centro del Bosque de Boulogne, en la elegante París, allá por 1880.

Los franceses fueron unos adelantados en la práctica de los deportes, una pasión que luego los llevó a ser impulsores del movimiento olímpico moderno. Y fue allí, en París, donde un grupo de fanáticos del atletismo decidió formar un club que organizara carreras pedestres para seguir haciendo de manera ordenada lo que ya era su entretenimiento.
En 1967 Racing fue el primer equipo argentino en ganar la Copa Interncontinental.


Como ya por entonces la influencia británica era marcada, en el momento de elegir un nombre le pusieron uno en inglés: Racing Club, que significa "club de carreras". Sus competencias tenían una particularidad: corrían en pistas similares a las de los hipódromos y los participantes se vestían como jockeys, con botas y todo. Es más, había apuestas, "propietarios" y se inscribían para correr con nombres de caballos. Hasta se daban con la fusta en las pantorrillas cuando se aproximaba el disco de llegada... En realidad se trataba de un espectáculo circense. Pero en 1885 fueron visitados por unos atletas londinenses que les ganaron por una ventaja considerable.

¿Tan buenos eran los británicos? No tanto, pero entre otras virtudes, vestían una ropa más deportiva. Entonces, tocados en su orgullo, cambiaron su nombre por Racing Club de France y se convirtieron en la primera escuela deportiva de Francia y una de las pioneras en el mundo.

Fueron incorporando varias disciplinas y en 1932 empezaron con el fútbol (hoy compite en el Championnat de France Amateurs, que constituye la cuarta división del fútbol galo). Pero ya en el siglo XIX su fama trascendió las fronteras francesas y el modelo deportivo fue imitado por decenas de instituciones por todo el planeta. Muchos de estos clubes también adoptaron el nombre, sobre todo en las colonias y territorios franceses de ultramar.

En la Argentina, el 25 de marzo de 1903 los socios de Barracas al Sur y Colorados Unidos decidieron fusionarse y crear un nuevo club. A la hora de bautizarlo, Germán Vidaillac, de ascendencia francesa, propuso el título que apareció en una revista de ese país: Racing Club. Nacía así el primer Racing Foot Ball Club, el primer Racing de Argentina y de América. La buena fama del prestigioso club francés fue contagiando a hinchas e instituciones europeas y también de los otros cuatro continentes y así llegó á los países francófonos de África, Oceanía, las Antillas y Asia. En Sudamérica, fueron las victorias de La Academia de Avellaneda las encargadas de transmitir la devoción por el nombre Racing, para llevarlo al resto de Argentina y Montevideo.

De Francia para todo el mundo, estos son sólo algunos de los Racing que se fundaron por diferentes latitudes, especialmente en Bélgica y España, donde abundan.

El Racing de París, el primero de todos.
Foto de la campaña 1986/87
Obviamente, en Francia proliferaron: Racing Club de StrasbourgRacing Club de Lens son los más conocidos pero también los hay en Besançon, Agathoiso, Calais y Flechois, entre otros. Lo mismo ocurrió en la Argentina, a partir de los éxitos del Racing Club de Avellaneda. La multiplicación llegó a Córdoba, Reconquista (Santa Fe), Trelew (Chubut), Andalgalá (Catamarca), Eduardo Castex (La Pampa) y varias ciudades bonaerenses como Olavarría, Balcarce, Chacabuco, Colón y Carhué.

Los belgas tienen Racing clubes por toda su geografía: Genk, Mechelen, Mol-Wezel, Waregem, Vaux, Montegnee, Lauwe, Emblem, Woluwé, Nieuwenrode, Strijpen, Westmeerbeek, Butsel, sin olvidar al Racing Jet Wavre, el Racing White Bruccels o el Entente Racing Club Amay, entre tantos otros.

El pequeño territorio de Luxemburgo alcanza para que convivan el Racing-Union, el Racing Heiderscheid-Eschdorf y el Racing Troisvierges. En los Países Bajos no hay tantos como entre sus vecinos belgas: el Racing Club Souburg y el Alphense Racing Club son una muestra. Suiza también tiene sus clubes hermanos, como en Lausanne, Geneve y Zürich.

Las bellas islas del Caribe fueron destino de los navegantes que llevaron en sus barcos siempre un balón de fútbol. Allí aparecen el Racing Club-Rivière Pilote (Martinica) - Racing Club Aruba (Aruba) - Racing Club Haïtien (Haití) - Racing Club Curaçao (Antillas Holandesas) . En sentido contrario, quienes surcaron el Mediterráneo fundaron el Racing Club de Beirut, en el Líbano. Mucho más allá, en Nueva Caledonia, reafirman la presencia racinguista dos Racing Club, el de Nouméa y el de Poindimié.
En Santander y en Montevideo, el nombre de Racing multiplica pasiones.

En los países campeones del mundo no podían faltar los Racing. En España se cuentan por decenas: Santander (Cantabria), Ferrol (Galicia), Betolaza (Euskadi), Cartagena (Murcia), Valverdeño (Extremadura), Fuenlabrada (Madrid), Zamora (Castilla y León), Castellón (Comunidad Valenciana) o Los Molares (Andalucía) son solamente una muestra. En Inglaterra está el Racing Club Warwick y en Italia el Cedial Lido del Pini Racing.

En África el nombre Racing llegó de la mano de los franceses, que introdujeron el fútbol en sus colonias. El Racing Club Boufassam (Camerún), el Racing Athletic Club (Marruecos), el Racing Club de Bobo (Burkina Faso), el Racing Club Kouba (Argelia), el Racing Club de Natitingou (Benín), el Racing d'Abidjan (Costa de Marfil), el Racing de Conakry (Malí) o el Racing Club de Quatre Bornes (Islas Mauricio) son algunos de ellos.

Como cantan cada semana los aficionados del Racing Club de Avellaneda: "En el este, en el oeste, en el norte y en el sur, brilla la blanca y celeste, La Academia Racing Club...".

Artículos relacionados