thumbnail Hola,

Diferencias a la hora de programar el futuro de la seguridad fue lo declarado por la ex responsable de la seguridad a la hora de explicar los motivos de su renuncia.

Parecía que era la 'Elegida'. Después que asumió Javier Cantero, a continuación Florencia Arietto levantó su telefono y se comunicó con el flamante presidente y pidió una reunión para sumarse al equipo de trabajo de Independiente, algo que le interesó al mandatario y fue designada como Jefa de Seguridad, un puesto poco grato en uno de los clubes más afectados con las internas de barras.

“Me fui por diferencias. Hay que priorizar al club. Se suscitaron diferencias que no habían sido acordadas en el marco de mi incorporación, y bueno, uno tiene que tomar decisiones. A veces la coyuntura da para resistir y pelear desde adentro pero hay veces que conviene dar un paso al costado”, destacó Florencia Arietto primero en Radio Metro y luego en Estudio Fútbol, por TyC Sports.

Y agregó: “Diferencias con Cantero, con medidas con relación a la seguridad, que es mi área. Las tendrá que explicar el presidente, es lo que pacté y voy a mantener lo acordado. Si el presidente lo considera,  él tendrá que explicar las medidas que se tomaron con relación al derecho de admisión”.

Más allá de las diferencias destacadas y que en principio no se dieron a la luz, el principal problema de Arietto habría sido la liberación del derecho de admisión de dos de sus principales cabecillas y las necesidades de Javier Cantero de comenzar a 'cinturear' algunas cuestiones preocupado por el descenso.

“El diálogo fue áspero en el marco del trabajo, a Cantero lo quiero, a su familia también, es un hombre bueno, la batalla la vamos a ganar. Cantero es lo mejor que le puede pasar a Independiente, sabemos dónde está el enemigo, así que lo mejor es que lo acompañen y lo sostengan. Estoy convencida que a la larga o a la corta se va a lograr recuperar las tribunas para las familias. Había cuestiones muy básicas que no se pueden desarticular, como por ejemplo las mafias”.

Profundizando sobre su accionar, aclaró que hoy la cancha de Independiente es más segura que en su entrada y entendió que fue demasiado apresurada su forma de accionar: “Si no hay control se hace muy difícil desarticular las cuitas que hay en todos lados, villas, policía y otros sectores, no es sólo del fútbol. Hay mucho dinero que se maneja. No me desilusiono, es un aprendizaje, uno tiene cierto oficio y sabe cómo son los códigos del hampa, uno trata de mejorar pero hay cuestiones básicas que no se pueden cambiar contra la lucha de delincuencia, entonces en ese marco se generó una fricción. El presidente debe tener cosas más importantes para priorizar aparte de la seguridad, y dentro de ese marco hay cosas que uno no puede sostener”.

Y cerró: “No me falsificaron la firma, se tomó una resolución sobre mi competencia, y se resolvió sobre mi oposición. En ese marco, antes del partido con Boca ya había dicho oralmente que renunciaba. Después me tomé una semana de vacaciones, no tomé licencia por embarazo como se dijo en algún momento cerró”.

Una pata más que se quiebra a la hora de luchar contra las barras bravas. Según Arietto no hubo pelea con Cantero y que puede ir a cenar con él y su esposa aunque rezagada quedó en determinadas determinaciones.

De ahora en más habrá que evidenciar que es lo que sucede en la hinchada roja, esa que supo pensar solamente en Bochini y Bertoni y que hoy solo piensa en Descenso y barras.

Artículos relacionados