thumbnail Hola,

La última novela de Independiente tampoco terminó con final feliz: pese a la insistencia del Tolo Gallego, Paulo Rosales rescindió contrato y jugará en Bahía.

El verano no para de traerle malas noticias a Independiente, a pocos días de comenzar oficialmente el semestre más importante en los últimos tiempos, donde deberá mantener la categoría. A las sucesivas pálidas se sumó ahora la salida de Paulo Rosales a Brasil, a pesar del pedido de Américo Gallego para que se quede.

La historia con el exUnión comenzó el martes, cuando pidió una reunión con la dirigencia para rescindir su contrato y pasar a Bahía, teniendo en cuenta que no entraba en los planes del Tolo para ser titular. Sin embargo, el DT solicitó que lo retengan ante la falta de refuerzos para el ataque y la lesión de Luciano Leguizamón.

Incluso en la práctica de ayer fue ubicado junto al Rolfi Montenegro en el equipo titular para enfrentar el domingo a Tigre, en el postergado del Torneo Inicial. Pero el delantero se mostró intransigente y en la mañana de hoy pasó por Villa Domínico para retirar sus pertenencias y despedirse de sus ahora excompañeros, dejando un hueco que el entrenador deberá llenar con suma urgencia.

Antes de viajar a Salvador, el futbolista habló en ESPN Radio Rivadavia y destacó que "me duele irme porque siempre soñé en jugar en un equipo grande", destacando la tarea de Javier Cantero y sin rencor alguno: "Soy consciente que las cosas no me han salido bien. Me queda pedir disculpas por no rendir como se esperaba".

Artículos relacionados