thumbnail Hola,

Román habló y se refirió a la falta de jugadores "importantes para el hincha". También dijo que los de mayor edad tienen que tomar la posta y quitarle responsabilidad a Paredes.

Juan Román Riquelme fue una de las novelas del verano. Que volvía a Boca, que no volvía, que se iba al Palmeiras, que iba a jugar en Tigre, que el Fluminense había hecho una oferta, que... Todas las especulaciones, como suele sudecer con el ex 10 de Boca, quedaron en la nada. Román sique sin club, sin apuro y "tranquilo, disfrutando de la vida que tengo ahora".

La semana pasada parecía que Riquelme tenía todo acordado con el presidente del Palmeiras para jugar en el club de Sao Paulo. Hasta los hinchas se habían entusiasmado con la llegada del enganche e hicieron explotar las redes sociales pidiendo por el 10. Incluso la prensa sostenía que el lunes pasado Román iba a dar su respuesta final... "El presidente del Palmeiras que vino a casa dejaba de ser presidente el lunes pasado, je", desarticuló rápido Riquelme, que intentó entender el juego de la prensa: "Entiendo que en enero no haya fútbol y tengan que hablar mucho para llenar sus programas, pero yo nunca dije nada al respecto".

"Estuve más cerca del Fluminense que del Palmeiras. Incluso hasta hablé con Ronaldinho, con quien charlo seguido, sobre la posibilidad de ir a jugar con él (al Atlético Mineiro) Estoy agradecido a todos los equipos que se fijaron en mí, especialmente a los de Brasil, que me contactaron casi todos los días", agregó el ídolo de Boca en diálogo con Fox Sports Radio del Plata.

"Me estoy tomando las cosas con mucha tranquilidad. Todavía no sé qué hacer. Si sigo, lo más probable es que sea en Argentinos, donde nací y juegan mis hermanos, o en Tigre, club al que le tengo mucha simpatía por el barrio. Además de que entrenan acá a cuatro cuadras, je", continuó Riquelme intentando explicar qué hará en un futuro cercano. Aunque, claro, parece que ni él lo sabe todavía.

Román todavía no decidió qué hacer pero, por primera vez, abrió de manera concisa la puerta de un posible retiro definitivo del fútbol: "Pensé que iba a tener esa enfermedad de los futbolistas de querer jugar hasta los 40 años pero ahora me estoy tomando todo con tranquilidad, no extraño el entrenamiento ni el vestuario. No sé qué voy a hacer, además la familia en un momento me pide que siga jugando y al otro día me pide que nos vayamos de vacaciones".

Ya casi totalmente afuera de la rutina y el día a día en Boca, a Riquelme se lo notó un poco más suelto a la hora de hablar de la actualidad de Boca. Entre otras cuestiones, alertó sobre la falta de referentes: "El plantel de Boca no tiene referentes para la gente. Orión será el capitán, pero no tiene una historia en el club. La capitanía de Boca se gana. Y no es nada contra Agustín, que es un gran arquero y ha ganado mucho en otros clubes".

En la misma sintonía, el Diez siguió criticando al plantel xeneize, especialmente a los de mayor edad: "Cuando Boca juega mal, se habla de Paredes, que tiene 18 años, pero no de Somoza, Silva, Erviti, Ledesma, que son jugadores de más de 30 años y con pasado en Europa. La responsabilidad no puede ser de un chico de 18 años. Yo cuando debuté jugaba con Basualdo, Serna, Cáceres, Navarro Montoya. En ellos recaía la presión, no en mí. Hoy ya no salen jugadores como Samuel, Ibarra, Guillermo, Basualdo, Palermo, Oscar Córdoba".

Cuando fue consultado sobre si irá a la cancha, Riquelme respondió que dependería de su hijo Agustín, pero también aprovechó y pegó otro palito a la actualidad xeneize: "Boca hoy me aburre. Ojalá mejore, todavía se tiene que acomodar. Tiene nuevo entrenador, tiene que encontrar a su capitán, al equipo y, lo más importante, el juego".

Para cerrar el tema Boca,  habló de la posibilidad de, en un futuro lejano, ser presidente del club: "Tengo un compromiso muy grande para con la gente. Algún día tendré que hacer algo en el club, y me veo más cerca de ser presidente que de ser entrenador".

Sobre el final, Román se hizo un tiempo para opinar sobre el fracaso del Sub-20 en el Sudamericano de Mendoza: "El sub-20 no tuvo suerte, ha ido con jugadores que han hecho un gran campeonato en Argentina, como los de Racing;  Alan Ruiz de San Lorenzo... A veces cuando uno es chico un cachetazo como este es bueno, porque los va a ayudar a ver otra realidad, que no todo es lindo en el fútbol, los va a hacer reaccionar".

Artículos relacionados