thumbnail Hola,

El delantero ya fue dado de alta tras el trasplante de riñón, que fue donado por su padre. Ahora piensa en la rehabilitación y en una posible vuelta a la actividad profesional.

La historia de Luciano Galletti es más que emocionante, trasciende a un partido de fútbol e incluso su última victoria, en el quirófano, seguramente sea mucho más importante que aquel Mundial de Malasia 1997 donde se coronó campeón.

Ya en su casa, el huesito encara con optimismo la rehabilitación y hasta vaticina una posible vuelta a las canchas. "No tenía ningún tipo de miedo hasta el momento en el que me vinieron a buscar con la camilla. Estaba medio sedado y me dijeron que me cambió la cara en ése momento. La operación fue de tres horas y cuando me desperté mi viejo estaba en la cama de al lado", contó el exjugador de Zaragoza en diálogo con Rock & Closs. Además, agregó: "Estoy muy contento, la familia estuvo todos los días en el sanatorio. Desde el domingo estoy caminando, con algunas molestias, pero son normales".

"Mi deseo siempre fue retirarme en Estudiantes y espero poder cumplirlo. Los clubes de Europa me llamaron para entrenarme allá, pero no creo que vuelva a allá. La idea es entrenar normalmente en diciembre y hacer la pretemporada en enero. Sólo habrá cuidados en este primer mes, pero después voy a tener una vida normal", explicó entusiasmado.



Artículos relacionados