thumbnail Hola,

Como hace cuatro años contra España en el Monumental, la Selección derrotó al último ganador del Mundial y por una diferencia abultada.

Pese a no tomarlo como una revancha de lo ocurrido en la final del pasado 13 de julio en el Maracaná, Argentina tuvo una gran actuación en Düsseldorf y superó a Alemania con un sorpresivo 4-2 para alegría de Tata Martino, que debutó en el banco de la Selección con una particularidad similar a la que se dio hace -casi- exactamente cuatro años en Buenos Aires: golear al campeón del mundo.

El 7de septiembre de 2010, en el estadio Monumental, el seleccionado argentino de Sergio Batista vapuleó 4-1 a una España desconocida. Los de Vicente del Bosque venían de dar cátedra de fútbol en Sudáfrica apenas dos meses atrás, pero se vieron sorprendidos por una Argentina incontenible. Aquella tarde en la cancha de River fue especial, además, porque significó la primera gran ovación para Lionel Messi, autor del primero de los cuatro tantos luego de una gran jugada que definió picándola sobre el arquero.Gonzalo Higuaín, Carlos Tevez y Sergio Agüero completaron la paliza sobre el entonces vigente ganador del Mundial.

Hoy, 3 de septiembre de 2014, el escenario y los protagonistas cambiaron, pero la situación pareció calcada a la ocurrida post-Sudáfrica. Por esas cosas del destino -y de la organización de las federaciones-, la Selección argentina se enfrentó al actual campeón del mundo, Alemania, y como ante España en 2010 -aunque esta vez como visitante- dio un golpe tan contundente como inesperado. 

Relacionados