thumbnail Hola,

El arquero de la Selección argentina dijo que muchas veces se tuvo que “morder la lengua” para no generar polémicas.

Sergio Romero, el arquero del seleccionado argentino de fútbol, habló por primera vez de las críticas que recibió y aún recibe por jugar poco en Mónaco y dijo que muchas veces se tuvo que "morder la lengua".

Chiquito, como le dicen al uno de Argentina, habló con el programa radial Jogo Bonito de AM1070, y no dudó en decir que "hubo momentos donde me tuve que morder la lengua, no pensaba salir a responderle a nadie, pero me criticaban por no jugar, no por jugar mal".

Además, un tanto exasperado, el arquero del Mónaco aclaró porqué tuvo que callarse para no responder: "Fue un año diferente, no estaba acostumbrado a esperar desde afuera para jugar. Mi costumbre era jugar todos los fines de semana. Este último año el ojo estuvo muy sobre mí y ya estoy curtido".

Por otro lado, Romero dijo que el DT y sus compañeros lo ayudaron para estar tranquilo y saber que a Brasil viajaba igual: "A pesar de eso nunca dudé de mi presencia en el Mundial. Sé lo que puedo dar y estoy muy tranquilo. Trabajé mucho y tengo respaldo del cuerpo técnico y los jugadores. Eso es una tranquilidad extra".

Por último, cuando se le preguntó por el objetivo de la Selección en el Mundial, el arquero que pasó por la Sampdoria indicó: "El objetivo está claro y es uno solo. Pasar los cuartos de final sería algo digno. De una vez por todas tenemos que estar entre los cuatro primeros. Tenemos que volver a salir en las primeras planas del mundo porque somos Argentina".

Relacionados