thumbnail Hola,

El arquero argentino en la Copa del Mundo de Corea-Japón se refirió a la eliminación y cómo Bielsa entendía que el equipo estaba muy lejos del ideal necesario.

Una de las últimas imágenes de la Selección argentina en la Copa del Mundo del 2002 es el vuelo estéril de Pablo Cavallero ante el tiro libre de Anders Svensson, en el partido donde Suecia selló la eliminación en Primera Ronda y el máximo fracaso de los últimos tiempos. Justamente el arquero habló de aquellos días y admitió cómo Marcelo Bielsa percibía que el equipo estaba lejos de la mejor forma.

Fue en el programa de radio Cielosports, de FM Cielo de La Plata, que el actual entrenador de arqueros de Estudiantes reconoció que "cada uno sabe lo que pasó y no es responsabilidad de nadie. Fuimos una de las primeras selecciones que llegamos a Japón y el cuerpo técnico decidió tener partidos con equipo zonales a puertas cerradas. En un momento veía que el equipo no levantaba".

"Hicimos ejercicios de definición sin arquero, porque nos costaba entrelazar el tipo que tira el centro y el que entra a definir", agregó, para contar que "Marcelo veía que estaban saturados. Un día dijo 'hoy hacemos ejercicios sin arquero' porque nos costaba meterla".

Y para dar un ejemplo claro del pensamiento del entrenador, narró que "un día hizo unos dibujos en un pizarrón, con todas barras para arriba y dijo que para pelear la Copa del Mundo, el equipo está en un 70 por ciento y otros a esta altura. Pero de la altura que están, para llegar acá arriba tenemos que hacer un sacrificio enorme durante quince días. El tipo intuía que no estábamos en el mejor momento”.

Con las lesiones de Roberto Ayala y Claudio Caniggia como pruebas, Cavallero advirtió que "en una selección tenés jugadores que son de seis o siete puntos y dos o tres jugadores que son de ocho o diez puntos. Si vos a esos jugadores de ocho o diez puntos, no los tenes a ocho o diez puntos, sos un equipo más. Los que son seis o siete no te van a ganar un campeonato del Mundo pero los ocho o diez te pueden ganar un partido".

"Bati venía con un dolor fuerte en el tendón de una rodilla. Lo veías cuando corría y le costaba frenar y arrancar para otro lado. Verón llegaba con más de cien partidos encima de alta competencia. Estos jugadores ahora les pasa lo mismo y tienen estos días para ver cómo se pueden recuperar y disimular las falencias para darle aire a los tipos que tienen que pensar solo en definir”, completó.

Para finalizar, dejó claro que en caso de haber superado a Suecia, la historia pudo ser distinta: "cuando clasificás, el mano a mano es otra cosa. El tema es que cuando vos creás diez situaciones por tiempo, como hemos creado abajo del arco, decís puta, no se da. Sorín iba de afuera hacia adentro, le pasaba al Kily y se sabía ubicar bien para sorprender y entró dos o tres veces y no la metía. Esa dosis de suerte la tenés o no”, concluyó.

Artículos relacionados