thumbnail Hola,

Argentina no tuvo luces contra Rumania pero ratificó que hay un 11 inicial que convence y Sergio Romero no exhibió su falta de actividad. Los de arriba ya la van a meter.

Un amistoso a poco tiempo de un torneo importante sirve para afirmar las bases. En el caso de Argentina, todo parece bastante clarito en el 11 inicial. Si bien no estuvo Ezequiel Garay, los nombres que quiere poner Sabella en el primer partido del Mundial están bastante claros. Pero, ¿cuáles eran las dudas antes del juego contra Rumania?

Lo más imporatnte, desde la previa, era ver a Sergio Romero. Si bien es sólo un partido, todo lo que hizo estuvo bien. Tendrá que ser un especialista en arqueros el que defina si es tan vital que esté en actividad como un jugador de campo. Por ahora, lo que pueden ver los civiles es que el arquero suplente de Monaco atajó bien. Muy bien si se juzga que las dos veces que lo pusieron a prueba (dos cabezazos en el primer tiempo) respondió como si fuera siempre titular en su equipo.

¿Y qué más?

El primer tiempo, Argentina no sólo que no jugó bien, sino que le costó dominar el partido. En la segunda parte, demostró que tiene variantes. Si no se puede brillar, se puede presionar 20 metros arriba y mostrar quién manda. Eso hizo en los últimos 25 minutos.

¿Y de qué sirve eso?

Variantes. Además, no había mucha distancia entre la defensa y el mediocampo, por lo que no se sufrió demasiado atrás, uno de los miedos más grandes. Entonces, si Argentina llegó a Bucarest con la certeza de los de arriba pero con las dudas de los de atrás, se puede decir que las cosas se emparejaron un poco.

¿No preocupa la falta de gol y la poca conexión entre los cuatro de arriba y Gago?

No, eso es algo que ya está probado. Messi, Agüero e Higuaín van a meter goles y Di María va a jugar bien más veces de las que va a jugar mal. Tal vez, la única duda que no se pudo sacar fue el tema Gago. No viene jugando bien en Boca y tampoco lo hizo ante Rumania. Con Biglia se mejoró un poco.

¿Y abajo?

Basanta se ganó un lugar en la lista mundialista. Si lo pusieron para demostrar que es capaz de ser titular, lo hizo bien. Sin brillar, sin grandes quites, estuvo veloz y no cometió errores graves. Y además porque no hay otros que la rompan y obliguen.

Artículos relacionados