thumbnail Hola,

Alejandro Sabella tiene algunos lugares disponibles de cara al Mundial y varios de los futbolistas que quieren ocuparlos piensan en cambiar de equipo para ser tenidos en cuenta.

Alejandro Sabella tiene pocas dudas a la hora de armar la lista definitiva de los 23 jugadores que estarán en la Copa del Mundo de Brasil 2014. Después de un proceso de dos años y medio con una base ya forjada, los cálculos previos arrojan que al menos 18 ya saben que serán parte de la Selección Argentina. De esta forma, son pocas las vacantes y varios los interesados en ocuparlas.

Al mismo tiempo, existe otra nómina de futbolistas con su lugar prácticamente asegurado pero que no quieren llegar a junio con falta de competencia, sin la participación esperada en sus clubes. Es ahí que ambos grupos se juntan y el mercado de pases de invierno en Europa traería novedades para varios argentinos deseosos de un cambio de aire.

Uno de los casos ya paradigmáticos es el de Sergio Romero. A principios de la temporada y ante la seductora propuesta de Mónaco para ir en busca de la Ligue 1, dejó Sampdoria y se marchó a Francia. Sin embargo, en estos cinco meses jamás pudo hacerse con el arco del club del Principado, apenas atajó en un partido de la Copa local y ya dejó claro que "no descarto irme a otro lugar por los próximos meses, si es conveniente, para poder atajar y llegar con partidos al Mundial", asumiendo que su puesto es quizás el más discutido del once.

En parte opuesto, en parte similar, es lo que ocurre con José Sosa. Uno de los mimados de Pachorra por su pasado en Estudiantes, hoy es capitán e ídolo en Metalist Kharviv. De todas maneras, forma parte de ese grupo que Sabella quiere observar en una liga más competitiva y los ucranianos están dispuestos a cederlo por seis meses para que cumpla su sueño. Málaga hoy es quien pica en punta, más allá del sueño de Estudiantes y otros equipos argentinos de repatriarlo.

Uno de sus representantes, Maximiliano Pra, advirtió en las últimas horas que "José quiere jugar el Mundial de Brasil y para ello tiene que buscar una mejor vidriera que el Metalist"

Los últimos días, con el amanecer del mercado de pases, tuvieron como protagonistas a tres futbolistas argentinos con distinto panorama: por un lado Javier Mascherano, afianzado en Barcelona pero como defensor central. Ahí aparece Nápoli y su interés a través de Rafa Benítez, para que la primera parte del 2014 lo tenga como mediocampista central en el club del sur de Italia.

Los napolitanos también demostraron interés en Erik Lamela, al igual que Atlético de Madrid, sabiendo que es uno de esos jugadores que el DT de Argentina seguirá de cerca porque no tiene garantizada la convocatoria, y aún sufre el período de adaptación en Tottenham y no es habitual titular. Algo similar ocurre con Ezequiel Lavezzi, quien parece una fija en la citación pero perdió terreno en PSG y le abrió las puertas a una transferencia a Inter.

Por decirlo de alguna forma, el pionero de estos movimientos fue Fernando Gago. Inactivo en Valencia, dejó Europa para jugar seis meses en Vélez y luego volvió a Boca, club que lo vio nacer. Para él también será un semestre determinante porque además de la actividad necesaria, deberá evitar que las lesiones vuelvan a ser un trastorno como a lo largo de todo el 2013.

La verdad llegará antes del 2 de junio, fecha límite según la FIFA para presentar la lista de 23 futbolistas. Un mes antes del partido inaugural, programado para el 12 de junio, se conocerá la preselección: 30 jugadores, 30 sueños de los cuales siete quedarán afuera. Y a lo largo del primer semestre del 2014, muchos son los que disputarán uno de esos boletos para estar en el Mundial.

Relacionados