thumbnail Hola,

Tras admitir que quiere ser el mejor del mundo, jugó con la 10 de Messi y marcó los dos goles de Argentina. "Lo más importante del partido es que no nos marcaron goles", analizó.

"Mi sueño es ganar el Mundial y después ser el mejor jugador del mundo", había reconocido Sergio Agüero antes del partido frente a Bosnia, último examen de la Selección en 2013. Y el Kun parece haber tomado muy seriamente sus palabras, porque fue la figura del encuentro, marcó los dos goles -el segundo fue, mejor dicho, un golazo- y todo eso con la 10 en la espalda, ésa que suele llevar Lionel Messi, el mejor del mundo para tantos.

"Lo más importante del partido es que no nos marcaron goles, eso es fundamental, porque de mitad de cancha para arriba podemos convertir", admitió el Kun todavía dentro del campo de juego, vistiendo la camiseta de Bosnia que acaba de intercambiar.

El delantero del Manchester City, que aprovechó un rebote tras una jugada individual de Palacio para hacer el primero, y una gran asistencia de Maxi Rodríguez para decretar el 2-0, con un furibundo zurdazo, tampoco perdió el tiempo para comentar sus sensaciones en Twitter: "Era importante terminar el año de la Selección con un triunfo y buen juego. Falta menos para el Mundial y seguimos creciendo como equipo", dijo.

 

Con sus dos goles, el ex-Independiente llegó a los 21 tantos vistiendo la camiseta de la Selección argentina y con esa cifra superó en la tabla de goleadores históricos a Gonzalo Higuaín, Mario Kempes y José Sanfilippo, y alcanzó a Leopoldo Jacinto Luque y a Daniel Alberto Passarella. Pavada de récord.

El Kun volvió a demostrar su altísimo nivel, ese que confirma cada fin de semana en la Premier League y que reconfirma cuando se calza la camiseta albiceleste. Sin su amigo Messi en cancha, lesionado, se atreve a vestir la 10 y hacer goles como el rosarino. El camino para desbancarlo como el mejor del mundo, al menos hasta aquí, es el correcto.

 

Artículos relacionados