thumbnail Hola,

Un 4 de julio, pero de 1993, la Selección Argentina se consagraba en Ecuador como bicampeón de América. Sería el último título antes de 20 años de sequía.

Parece mentira, sí. Parece una maldición del destino, echada por alguno de los paises hermanos que no quieren que un gigante se despierte. Pero no. Este 4 de julio se cumplen 20 años de la Copa América de Ecuador, ese bicampeonato que parecía marcar un futuro lleno de alegrías y de vueltas olímpicas. Ese bicampeonato que terminó siendo el último título en dos décadas.

Argentina llegaba como candidata. Finalista en el Mundial de 1990, se consagró en 1991 campeón de América en Chile y, un año más tarde, de la Copa del Rey Fahd, que ahora se conoce como la Copa Confederaciones. El combinado de Alfio Basile, siempre como banca y nunca como punto, disputó dicha competencia a sabiendas de que era la previa del Mundial de Estados Unidos y que debía realizar una buena actuación para presentarse, nuevamente, como aspirante.

Las cosas empezaron correctamente para el Coco: una victoria por la mínima, con un gol de Gabriel Batistuta, ante Bolivia, le daba confianza para afrontar los dos partidos siguientes que, se sabían, iban a ser difíciles. Primero había que enfrentar a Colombia, que ya incubaba el histórico 5 a 0 que le propinaría a la albiceleste un año más tarde, y luego a México, que llegaba con una gran preparación y sería finalista del certamen. Cosechó dos empates en ambos encuentros y se metió en la segunda ronda.

Allí se cruzó en cuartos de final con Brasil, aquel que sería Campeón del Mundo en Estados Unidos, y lo dejó afuera por penales. En semis, y por la misma vía, eliminó al conjunto Cafetero tras otro aburrido empate por 1 a 1. La final fue un oasis en el medio del desierto. Es que ese equipo que venía de sacar cuatro igualdades al hilo debía enfrentar nuevamente a los aztecas, que eran la gran revelación del campeonato tras una pésima primera fase. Pero una actuación contundente de Gabriel Batistuta, que convirtió los dos goles para la Albiceleste, le regaló el tan ansiado bicampeonato.

Sin embargo, todo aquello que parecía prometer un futuro espléndido, con jugadores de alto nivel, como Diego Simeone, Fernando Redondo y el mismo Bati, junto con el regreso de Diego Maradona para la Copa del Mundo, se vino abajo. Al Diez un dóping le dio positivo, Argentina quedó afuera ante Rumania y, a partir de allí, todas fueron pálidas.

Pasaron ya cinco Mundiales y siete Copas Américas desde esa victoria por 2 a 1 ante los mexicanos. Pasaron ya cientos de jugadores, dentro de otros tantos planteles, que prometían glorias que nunca llegaron. Pasaron ya 20 años y, en Argentina, se sigue esperando.

Encuesta del día

¿Quién fue mejor en el Torneo Final: Maxi Rodríguez o Guido Pizarro?

Artículos relacionados