thumbnail Hola,

Lio Messi jugó los últimos treinta minutos, no se lo vio al cien por ciento y, por eso, aclaró que hay una probabilidad de que no esté el martes en la altura de Quito.

Lionel Messi no pudo con su genio. No aguantó ver todo el partido desde afuera y, por eso, le pidió a Sabella jugar un rato. Y para el DT lo prometido es deuda, por lo que lo metió para jugar los últimos treinta minutos. "Me sentí bien, pero estaba con poco fútbol y no sabía como me iba a responder la pierna", dijo el capitán una vez que terminó el partido.

Y ya avisó que hay altar posibilidades de que no esté ante Ecuador: "Ir a a la altura es un desgaste grande, va a ser un partido difícil y yo llego sin muchos minutos. No sé si juego". Así, el 10 dejó la incógnita de su presencia en Quito, por lo que el técnico deberá volver a buscar alternativas. "Desde el banco se sufre más, se hace más difícil", agregó.

En cuanto al partido, Leo consideró que Argentina fue más "durante los 90 minutos" y que la selección tuvo "ocasiones clarísimas para abrir el marcador". También se quejó del árbitro, algo poco común en él: "En la jugada del gol yo no quería participar, fue lo que quería explicar. Y la roja a Higuaín tampoco me pareció para tanto. Nos vimos algo perjudicados", afirmó.

Artículos relacionados