thumbnail Hola,

Argentina ganó sin goles de su estrella, algo que no había podido lograr en todo el 2012. Si bien la Pulga no fue determinante, acaparó atención de la defensa y abrió espacios.

El triunfo argentino ante Suecia fue inapelable. Desde el inicio, el trámite siempre favoreció a los de Alejandro Sabella, que manejaron la pelota y el ritmo del partido a su antojo. El 3-2 final fue mentiroso por lo mostrado por ambos en el campo, donde Argentina mostró claras diferencias con su rival.

Entre otros puntos positivos para la Selección, se rescata que pudo ganar un partido sin que Lionel Messi haya marcado un gol. En el 2012, Argentina jugó nueve partidos (sin contar los de la seleción local ante Brasil).  De esos nueve cotejos, Argentina ganó siete: los amistosos ante Suiza, Brasil y Alemania, y los juegos por Eliminatorias ante Ecuador, Paraguay, Uruguay y Chile. En todos esos enfrentamiento, Messi anotó al menos un gol y ayudó a que la Argentina gane el partido. Los dos encuentros restantes, ante Perú por Eliminatorias (1-1) y el amistoso frente a Arabia Saudita en Rihad (0-0) el mejor jugador del mundo no pudo anotarse en el marcador y Argentina, como se ve, no pudo ganar.

La victoria ante Suecia corta esta racha de Messi-dependencia en la que la Selección no triunfaba si Lío no hacía ningún gol. De todas maneras, aunque la Pulga no tuvo una gran actuación en Estocolmo, fue punto de referencia para la defensa sueca y eso le abrió espacios al resto de los atacantes argentinos. Lo cierto es que la Selección gano, sin necesitar de los goles de Messi. Un estigma menos.

Artículos relacionados