thumbnail Hola,

Suecia repetirá en el amistoso de Solna tres jugadores del plantel que eliminó a Argentina del Mundial 2002. El autor del gol, Anders Svensson, es uno de ellos.

Ningún argentino podrá olvidar jamás el nombre de Anders Svensson. Aquella madrugada de junio de 2002 se produjo una herida que todavía no cerró para el fútbol de nuestro país. El villano de esta historia fue el tal Svensson, un futbolista sólo aceptable que sacó el mejor remate de su historia a los 14 minutos del segundo tiempo y terminó con el sueño de un equipo que fue a Japón a buscar la Copa del Mundo y se volvió entre lágrimas.

El último enfrentamiento entre Argentina y Suecia marcó también el fracaso más resonante de la era moderna. Desde la llegada de César Menotti en 1974, la Albiceleste siempre había superado la primera fase de los Mundiales y en tres ocasiones había alcanzado la gran final. Se había acostumbrado Argentina a ser protagonista. Además, Marcelo Bielsa había armado un conjunto sólido, firme, goleador, confiable como pocos. Ese equipazo falló en el momento menos indicado y ante un adversario que desde es día dejó de ser uno más.

El partido se disputó el 12 de junio en Miyagi. Argentina necesitaba ganarle a Suecia para eliminarla y así clasificar a los octavos de final de Japón-Corea 2002. Pero todo salió mal esa tarde. La mala suerte se apoderó de todas las posibilidades nacionales y Suecia provocó la gran sorpresa del campeonato. El empate 1-1 decretó la eliminación en primera ronda del gran candidato a dar la vuelta olímpica.

Volvamos a Svensson. El mediocampista es uno de los tres integrantes de aquel plantel mundialista sueco que jugarán el amistoso del próximo miércoles. En 2002 tenía 26 años y jugaba en Southampton, donde se destacó como uno de los jugadores clave del equipo que llegó a jugar una final de FA Cup. Nunca fue un crack ni mucho menos, pero se ganó un lugar en la Selección de su país a base de regularidad. El gol a Argentina fue el mejor momento de su carrera, sin dudas.

“Esta Argentina es la mejor selección contra la que me enfrenté en mi vida. Nos obligó a defendernos durante casi todo el partido. Tuvimos suerte, la verdad. Por eso, este gol es el más importante que marqué en mi carrera", dijo tras el partido quien fue el hombre más odiado de Argentina durante algunos días. Hoy, a los 36 años, Svensson volverá a plantarse frente a un combinado celeste y blanco. Las heridas cicatrizaron un poco y ya no duelen como antes, aunque nunca generará indiferencia su figura.

Otro de los jugadores que participaron de aquel histórico partido con el tiempo se convirtió en uno de los más grandes de la historia de Suecia. Zlatan Ibrahimovic era un joven de 21 años cuando ingresó en reemplazo del ídolo Henrik Larsson a dos minutos del final. Fue la típica modificación para ganar tiempo, pero además representó una especie de choque de generaciones. Ibra jugaba en Ajax y ya prometía todo lo que más tarde cumpliría. Hoy, es la gran esperanza de su Selección de cara a este amistoso.

El tercer sobreviviente es Andreas Isaksson, quien era el tercer arquero, detrás de Magnus Hedman y Magnus Kihlstedt. Con sólo 21 años, fue a Japón y Corea a ganar experiencia y hoy es el dueño del arco de la Selección que dirige Erik Hamren.

A Svensson algún extremista lo apodó un día “El Maradona de Guldheden". El mote es nada más que un exageración, pero por un segundo, el hombre formado en Elfsborg sintió lo mismo que el Pelusa. Por un segundo fue el más amado de su patria y el más odiado en otras tierras. Ese tiro libre lo marcó para siempre y casi con seguridad gracias a él estará presente en el Friends Arena de Solna ante la Argentina de Messi.

Artículos relacionados