thumbnail Hola,
El Negro Jefe

El Negro Jefe

Lionel Messi, emblema y capitán de la Selección Argentina.

El celestial 2012 de Lionel Messi incluyó su consagración como profeta de la Selección Argentina. El principal argumento para soñar con otro Maracanazo.

El espíritu del difunto Obdulio Varela atormenta a los torcedores brasileños desde aquel fatídico 16 de julio de 1950. El cinco uruguayo, quien murió hundido en la más desoladora de las pobrezas, fue el artífice de la epopeya más grande de la historia del fútbol mundial. Intrépido, impávido y temerario, impulsó desde su carácter la hazaña del Maracaná: Uruguay derrotó por 2 a 1 a Brasil y se consagró campeón del mundo ante 200.000 almas que ahogaron sus penas en una interminable noche de alcohol para olvidar la jugarreta de once hombres que ridiculizaron al destino.

Nuevamente anfitrión, la próxima Copa del Mundo pretenderá ser un acto de restitución histórica, una oportunidad de matizar el dolor de una herida que jamás cerrará. Un objetivo más trascendental que el hexacampeonato, una deuda pendiente con su honor y su orgullo. Luiz Felipe Scolari tendrá poco menos de dos años para menguar la diferencia de la Verdeamerla con respecto a los dos candidatos naturales, la armada española que lideran Xavi e Iniesta y la rejuvenecida Die Mannschaft alemana. Los directivos de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) despidieron en noviembre a Mano Menezes. Felipao, campeón en Corea y Japón 2002, fue el hombre elegido para desterrar el mito Varela. Pero 2012 representó una pésima noticia para el pueblo brasilero porque la esencia del Negro Jefe se sustancializó en otro rioplatense: Lionel Messi.  

Barranquilla fue el escenario elegido para su resurrección, cuando se materializó el liderazgo de Messi. Dorlán Pabón había adelantado al elenco cafetero. Alejandro Sabella tambaleaba y la Pulga era víctima de silbidos e indiferencia. Sería el preámbulo de la gloria cosechada durante el último año calendario. Lio empató el trámite y Sergio Aguero aseguró el triunfo albiceleste. En aquel vestuario germinó el corazón del caudillo argentino, ese plus que le faltaba para ser profeta en su tierra.

Doce goles en nueve partidos marcó con la camiseta albiceleste durante 2012. Ocho triunfos y tan solo un empate con Messi en cancha. Cifras astronómicas para un año ideal de la Selección, líder en soledad de las Eliminatorias y con el ticket rumbo a Brasil prácticamente en el bolsillo. En una estructura todavía en formación, Messi instaló la bandera albiceleste en lo más alto del fútbol mundial. Solucionó las dificultades con actuaciones individuales inolvidables. Feliz, cómodo en la formación que Alejandro Sabella diseñó para asegurar el máximo potencial de la Pulga, su versión albiceleste superó a su par catalán.

Nueva Jersey fue el plató de su consagración definitiva. Frente al clásico rival, brindó uno de los rendimientos más destacados de su carrera. Argentina perdía uno de esos amistosos que marcan tendencia a futuro. Sin rumbo, su caída parecía irrefrenable. Pero genialidad tras genialidad, Messi construyó un triunfo para la historia con tres goles memorables. Antes y después, en Buenos Aires frente a Ecuador, ante Paraguay en Córdoba, contra Uruguay en Mendoza y Chile en Santiago, Lionel rescató a un equipo que creció siempre a partir del coraje de su estrella, de la valentía de su Negro Jefe, ese que en un eventual mano a mano en el Maracaná convertiría con su talento a los de afuera en hombres de palo, que dejaría atónitos e inmersos en la desgracia millones de almas que aguardan, impacientes, por una revancha.  

Los doce goles de Lio en 2012
La Pulga quebró todos los récords en 2012 e igualó la cifra goleadora de Gabriel Batistuta en un año calendario. 
  1. 3-1 Suiza (V) / 29 de febrero / Amistoso internacional / 20 minutos
  2. 3-1 Suiza (V) / 29 de febrero / Amistoso internacional / 88 minutos
  3. 3-1 Suiza (V) / 29 de febrero / Amistoso internacional / 92 minutos
  4. 4-0 Ecuador (L) / 2 de junio / Eliminatorias Sudamericanas / 31 minutos
  5. 4-3 Brasil (N) / 9 de junio / Amistoso internacional / 31 minutos
  6. 4-3 Brasil (N) / 9 de junio / Amistoso internacional / 34 minutos
  7. 4-3 Brasil (N) / 9 de junio / Amistoso internacional / 85 minutos
  8. 3-1 Alemania (V) / 15 de agosto / Amistoso internacional / 53 minutos
  9. 3-1 Paraguay (L) / 7 de septiembre / Eliminatorias Sudamericanas / 63 minutos
  10. 3-0 Uruguay (L) / 12 de octubre / Eliminatorias Sudamericanas / 65 minutos
  11. 3-0 Uruguay (L) / 12 de octubre / Eliminatorias Sudamericanas / 79 minutos
  12. 2-1 Chile (V) / 16 de octubre / Eliminatorias Sudamericanas / 28 minutos

Artículos relacionados