thumbnail Hola,

Las últimas cinco veces que se enfrentaron en la cancha de River por Eliminatorias empataron. Argentina no vence desde 1997, cuando se impuso en Asunción por 2 a 1.

Paraguay se ha transformado en un duro rival para Argentina. La selección albiceleste no vence a su par guaraní en partidos por las Eliminatorias desde el 6 de julio de 1997, cuando bajo la dirección técnica de Daniel Passarella  se impuso por 2 a 1 en Asunción con goles de Marcelo Gallardo y Juan Sebastián Verón. Luego de ese partido camino a Francia 98 jugaron seis encuentros, con cuatro empates y dos victorias albirrojas, ambas en Asunción.

Si el análisis se limita a partidos por las Eliminatorias con Argentina como local, el conjunto rioplatense no le gana a Paraguay desde 1973. El 7 de octubre de aquel año, Argentina se impuso por 3 a 1 en la cancha de Boca con dos goles de Rubén Ayala y uno de Carlos Guerini, con Enrique Omar Sívori como técnico. Tras aquel encuentro, Argentina y Paraguay se enfrentaron cinco veces en el estadio Monumental y empataron todas: en 1993, 1996, 2000, 2004 y 2007.

Camino a Estados Unidos 1994, la selección de Alfio Basile debía ganar para no perderle pisada a Colombia, que ya le había quitado el invicto de 33 partidos en Barranquilla por 2 a 1. Argentina atacó con muchos nervios y poco fútbol, para chocar contra la férrea defensa paraguaya, liderada por José Luis Chilavert, que en aquel partido tuvo un cruce verbal con Oscar Ruggeri. El encuentro, áspero y con pocas llegadas, terminó 0 a 0 y dejó mal parada a la Argentina de cara a la última fecha ante Colombia, el famoso 5 a 0.

Por la primera rueda de la clasificación a Francia 1998, Chilavert volvió a ser protagonista, esta vez con un gol de tiro libre sobre Germán Burgos. El tanto argentino estuvo a cargo de Gabriel Batistuta, también con un remate de pelota parada para el 1 a 1 final.

Ya con Marcelo Bielsa como entrenador, Argentina batió récord de puntos camino a Corea – Japón 2002: ganó 13 partidos, empató cuatro y perdió sólo uno. Como local ganó siete y la única igualdad fue ante Paraguay: 1 a 1. Roberto Acuña abrió la cuenta  y Pablo Aimar empató, todo en el segundo tiempo. Fue el día que Walter Samuel se perdió el 2 a 1 en forma increíble por demorar la definición debajo del arco.

En la segunda etapa del ciclo Bielsa, Argentina jugó un gran partido en la previa de lo que sería el subcampeonato en la Copa América de Perú y la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Sin embargo, a pesar de generar numerosas situaciones de gol, no fue capaz de acertar frente al arco y no pudo romper el 0 a 0.

 Pasó Alemania 2006 y Basile volvió a dirigir la Selección. El 6 de septiembre de 2008, Argentina recibió a Paraguay. Fue el día del blooper de Gabriel Heinze y Roberto Abbondanzieri, que le permitió a Héctor Haedo Valdez poner en ventaja al conjunto guaraní. En el segundo tiempo, Sergio Agüero empató tras una gran asistencia de Lionel Messi, en un partido que estaba muy complicado, ya que además de la desventaja en el marcador, Argentina jugaba con diez hombres por la expulsión de Carlos Tevez.

La última victoria de Argentina fue en la Copa América de 2007, cuando se impuso 1 a 0 con gol de Javier Mascherano, ausente este viernes por la suspensión que acarrea por acumulación de tarjetas amarillas. De los últimos diez partidos en el historial general, la paridad es notable: Argentina ganó dos, Paraguay también y empataron seis veces.

Queda en evidencia que Paraguay no es un rival fácil para Argentina, sobre todo en las Eliminatorias. A diferencia de los últimos cinco empates que se produjeron en la cancha de River, esta vez Argentina será local en Córdoba, donde el conjunto albiceleste está invicto en partidos oficiales, con seis triunfos y una igualdad. Las cinco victorias consecutivas que hilvanó la selección de Alejandro Sabella, que además cuenta con la mejor versión de Messi con la camiseta celeste y blanca, han generado una gran expectativa en la provincia mediterránea que espera al equipo con entradas agotadas y una gran alusión. Será una buena oportunidad para revertir la historia ante un rival históricamente complicado.

 

Artículos relacionados