thumbnail Hola,

Los hinchas de San Lorenzo ardieron por la derrota en el Nuevo Gasómetro: Vigliano fue el foco de los insultos, Álvarez muy criticado y hasta se la agarraron con Pizzi.

El duelo ante River era más que importante para los hinchas de San Lorenzo. Por lo que significaba la vuelta a un certamen continental, por la deuda de títulos internacionales que tiene el conjunto de Boedo y también para reponerse de una derrota ante Argentinos que los golpeó feo y que sigue doliendo.

Pero las cosas no salieron como esperaban. Si se comparaban los inicios de ambos equipos en el campeonato, el Ciclón parecía contar con ventaja. La confianza se percibía con facilidad en el estadio. Pero River sorprendió, lastimó de entrada y pudo mantener un resultado que se sintió, y mucho, en el Nuevo Gasómetro. Sobre todo en las tribunas.

Los hinchas de San Lorenzo no tuvieron competencia. Los visitantes, por ahora, no podrán estar presentes. Y se hicieron escuchar. Metiendo presión cuando el equipo no respondía a los avances del conjunto Millonario y también con críticas que tuvieron varios destinatarios.

El principal, por lejos, fue el árbitro del partido. Más allá de algunos fallos que favorecieron a River, la labor de Vigliano no incidió en el resultado. Pero la gente no opinó lo mismo. Y el gol bien anulado a Correa desató la furia. A partir de allí, los hinchas utilizaron la inventiva que los caracteriza y no le dejaron pasar una. El juez dejó la cancha en medio de silbatinas e insultos.

Quien también vivió en carne propia la noche movida en las tribunas fue Cristian Álvarez. El arquero del equipo de Boedo no termina de convencer a la gente, que le hizo sentir el error en el gol de River (dio rebote) durante todo el encuentro. Ortigoza, de flojo primer tiempo, también fue criticado, por lo menos por un puñado de hinchas de la platea, cuando se fue remplazado en el complemento.

Pero la mayor sorpresa fueron los cuestionamientos a Juan Antonio Pizzi. Bueno, en un fútbol tan resultadista como el argentino, tanto no sorprenden. Pero tampoco se entienden. Después de un buen inicio en el campeonato, la caída ante el team de Caruso Lombardi y lo visto ante River fueron motivos suficientes para que se generen críticas al técnico, que hasta se peleó con algunos hinchas. “Miren el partido”, les retrucó el DT. Y cuando se les preguntaban los motivos a los simpatizantes del Ciclón, tampoco dejaban dudas: “Todavía no encontró el equipo”, “la derrota con Argentinos golpeó fuerte”, se escuchó en las plateas.

Queda claro que la exigencia pasa por las expectativas que se generaron por el plantel competitivo que pudo formar San Lorenzo para este semestre. Seguramente, la relación tiene tiempo para recomponerse. Aunque la eliminación en la Copa sería una cachetada a la ilusión, por ahora no hay nada definido. Pizzi y sus jugadores tienen 90 minutos más para tomarse revancha. La próxima vez sin el apoyo ni las críticas de su gente.

Relacionados