thumbnail Hola,

El mediocampista de Tigre dijo en 'A fondo' que en el vestuario no había ninguna cámara de seguridad y que la policía sabía que la hinchada de Sao Paulo iba a estar allí.

Diego Ferreira, el mediocampista uruguayo que juega en Tigre, afirmó en el programa A fondo que en el vestuario de su equipo en el Morumbi no había ninguna cámara de seguridad y que la policía sabía que la hinchada de San Pablo iba a estar ahí.

Cómo sucedio todo.  "Jugamos el primer tiempo y transcurría todo con normalidad. Pero cuando llegamos al vestuario había diez muchachos con ropa de Sao Paulo que nos estaban esperando a tres metros de la puerta en un espacio de 5x5. Estaban en guardia como quien espera a alguien para pelear. Comenzaron a insultarnos, posicionados para pelear. Nos agrupamos y fue una batalla campal de 10 a 15 minutos. Hasta rematarla con un tipo que sacó un arma y la apuntó hacia nosotros".

Pelear por vivir o morir. "Cuando llegó la policía vino derecho a apuntarnos a nosotros. Nos metieron a palos a nuestro vestuario y terminó el caos. Volaba todo y ya era pelear por vivir o morir. No sé que le puede faltar para tirar o no tirar al que sacó el arma".

Estaba todo armado. "Jamás vimos un jugador de Sao Pablo, no pasan los jueces tampoco por ahí. No había una cámara ni policía. Esa gente no tenía nada que hacer ahí. Era todo muy armado, los policías llegaron cuando estaba todo por terminar y para rematar metieron más palazos. Sabían que esa gente iba a estar ahí".

No podían salir a jugar. "La verdad, tuvimos 15 minutos dándonos contra todo previo a salir a un segundo tiempo a hablar para ver cómo remontábamos un partido cuesta arriba. Con palos en la costilla, jugadores con puntos de sutura. ¡Qué vamos a salir! Donde lleguemos a empatar el partido no sabemos si salimos. Necesitas que lastimen a uno de gravedad o que tiren un tiro para que esté bien que no se presenten".


Artículos relacionados