thumbnail Hola,

El operativo establecía que la hinchada rosarina se retiraba primero, quedando la local dentro del Centenario. El saldo: 40 detenidos, 28 policías heridos y varios destrozos

El fútbol uruguayo no está exento de la violencia. Graves episodios se vivieron anoche en el partido que Newell's le ganó 4-2 a Nacional en Montevideo. ¿El saldo? 40 detenidos y 28 efectivos policiales heridos.

El partido, pese a que el equipo local ya estaba eliminado de la Copa Libertadores, era considerado de alto riesgo, fundamentalmente por los antecedentes con hinchadas argentinas. Por este motivo, a pesar de estar sin chances de clasificarse, la directiva tricolor eligió el máximo escenario deportivo de Montevideo para jugar, en vez del Parque Central.

Los problemas comenzaron antes de que terminara el partido. Un sector de la hinchada local, ubicado detrás de uno de los arcos, intentó salir, según la policía, para hacer una emboscada a la hinchada de Newell´s, y al verse impedidos de hacerlo, se armaron de municiones para agredir a la policía.

Arrancaron “butacas, inodoros, cisternas y todo tipo de objetos contundentes para lanzarlos hacia los policías que se encontraban cubriendo el Servicio de Puertas. Todos estos elementos contundentes golpeaban tanto a parciales como a policías, por lo que se tuvo que tratar de recomponer el orden, porque por las escaleras comenzaron a caer niños, mujeres y hombres por la avalancha producida al querer salir", explica el comunicado oficial del Ministerio del Interior.

El saldo: 40 detenidos, 17 de ellos menores. 28 policías heridos, parte de la fachada de la seccional policial que se encuentra ubicada debajo de la tribuna en cuestión con daños, y una investigación que está ahora en manos de Inteligencia.

Cabe recordar que parte de la hinchada de Nacional tuvo problemas cuando viajó a Rosario, Argentina, para el partido de ida ante los leprosos, y que el problema es reiterativo.

El pasado domingo finalizó la grave pena de dos meses que recaía sobre los futbolistas de Nacional y Peñarol por una pelea en el último clásico de verano. Dos meses sin poder ingresar a escenarios deportivos.

Cuándo pasará lo mismo con los hinchas, esa es la gran pregunta. Hasta el momento, los únicos que se alejan de los estadios son los niños y la gente de bien, que no soporta más este tipo de cosas y que se ve involucrada en situaciones traumáticas por culpa de los mismos revoltosos de siempre.

Artículos relacionados