thumbnail Hola,

El brasileño se mostró feliz e ilusionado con el pase a la final. "Mi mayor sueño es darle esta alegría al hincha", señaló el delantero del Atlético Mineiro.

A pesar de que no tuvo un partido destacado, Ronaldinho fue un factor influyente en el partido de vuelta por las semifinales de la Copa Libertadores. Dio la asistencia en el primer gol y con notable jerarquía marcó el quinto penal de la serie para el Atlético Mineiro y le dejó toda la presión de convertir a Maxi Rodríguez, que finalmente no lo logró. El brasileño se mostró feliz con el pase a la final e ilusionado con lo que se viene.

"Me siento un chico otra vez. Mi mayor sueño es darle esta alegría al hincha, y eso lo que me motiva a continuar", expresó el delantero que busca por primera vez en su exitosa carrera la Libertadores y transformarse en uno de los pocos futbolistas en ganar el certamen sudamericano y la Champions League.

"Estoy muy feliz de entrar en la historia del club. Ahora estoy acá, en la lucha por la Copa. Son títulos inéditos que motivan. Me gusta todo esto". Para la final con Olimpia, que se definirá en Belo Horizonte, pidió tranquilidad: "Ahora hay que calmar el corazón y después nos vamos a agitar otra vez. Estamos cada vez más cerca. La hinchada fue muy importante y quiero darle este título".

Por su parte, Cuca, el técnico del Atlético Mineiro, elogió a Newell's (ver video) descargó su tensión y reivindicó a su equipo: "Hemos estado dos veces abajo en los penales, pero lo conseguimos, rompiendo todo el estigma que el Atlético no gana y que Cuca trae mala suerte. Ganó el partido sobre el final y también en los penales".

Víctor, el arquero del equipo brasileño, confesó que el penal que le atajó a Rodríguez no fue casualidad: "A Maxi lo tenía estudiado. Lo había visto patear los penales contra Boca y también otros. Por eso me tiré a esa punta y pude sacar el de la clasificación".

Artículos relacionados