thumbnail Hola,

En 2002, el Decano lograba su último título en la Copa Libertadores. Dirigido por Nery Pumpido, se consagró campeón en Brasil ante Sao Caetano, con el suspenso de los penales.

Olimpia quiere volver a ser. Después de once años, el conjunto paraguayo jugará nuevamente una final de la Copa Libertadores, ésa que lo vio campeón en tres oportunidades y finalista en otras cuatro, incluyendo la presente. La edición del 2002 fue la última en la que el Decano arribó al cruce decisivo y además se consagró campeón al derrotar al sorpresivo Sao Caetano de Brasil.

Dirigido por Nery Alberto Pumpido, aquel equipo de Olimpia inició el camino hacia la gloria en el Grupo 8 junto a Universidad Católica, Once Caldas y Flamengo. Con tres victorias, dos empates y apenas una derrota, el conjunto guaraní se quedó con la zona por delante de los chilenos, que también pasaron a octavos de final, mientras que colombianos y brasileños se quedaron afuera.Richart Báez fue el goleador del equipo con cinco tantos

En la primera llave eliminatoria, Olimpia se cruzó con Cobreloa y no tuvo problemas para pasar: le ganó ambos partidos. En la ida en Chile se impuso por 2 a 0 y en la revancha en Asunción lo hizo por 2 a 1.

El punto de inflexión llegó en cuartos de final, donde debió enfrentar a Boca, campeón en 2000 y 2001. Ya sin Carlos Bianchi en el banco, al Xeneize lo dirigía Oscar Tabárez y todavía jugaba Juan Román Riquelme, pero el equipo argentino ya no tenía la misma mística de los años anteriores. Carlos Tévez puso en ventaja al equipo argentino en el partido de ida en La Bombonera. Sin embargo, en el segundo tiempo Olimpia llegó al empate a través de un gol en contra de Cristian Traverso y así se llevó un valioso empate de Buenos Aires, incluso en tiempos en los que el gol de visitante no era tenido en cuenta en caso de empate.  En la revancha en el Defensores del Chaco, Olimpia fue ampliamente superior y con solidez resolvió el asunto: se impuso por 1 a 0 con gol de Néstor Isasi a los 22 minutos del segundo tiempo. El defensor sacó un fuerte remate de media distancia que se desvió en el camino y descolocó a Roberto Abbondanzieri, que fue la figura del partido y evitó una diferencia mayor en el marcador.

Sergio Orteman, una de las piezas claveDejar afuera al bicampeón reinante fue un gran envión para un equipo que cada vez pisaba más fuerte. Sin embargo, la Copa Libertadores siempre presenta un obstáculo más para seguir. En semifinales, Olimpia debía enfrentar a un histórico como Gremio, instancia que no sería para nada fácil. La ida en Asunción fue 3 a 2 para Olimpia, que a los 13 minutos ya perdía 1 a 0 por tanto de Anderson. Con dos goles del uruguayo Sergio Orteman y uno de Miguel Benítez, los de Pumpido lo dieron vuelta. Sobre el final apareció Rodrigo Mendes y estampó el 2-3. Había que ir a Brasil con apenas un gol de ventaja. La revancha se resolvió 1 a 0 a favor de Gremio y fueron a penales. Olimpia convirtió los cinco tiros, mientras que Gremio falló el cuarto: Tavarelli se lo detuvo a Rodrigo. La polémica llegó en el penal que ejecutó Mauro Caballero: el arquero brasileño se lo atajó pero el árbitro Daniel Giménez lo hizo repetir porque el golero se adelantó. Un dirigente de Gremio se metió en el campo de juego a protestar pero Giménez no dio marcha atrás. Caballero volvió a patear y convirtió. Al final fue 5-4 para Olimpia, que estaba en la final.

Once años después, tras perder en 1991 ante Colo Colo, Olimpia volvía a disputar el título de la Copa Libertadores. El rival fue Sao Caetano, un ignoto equipo brasileño que era la revelación del torneo y venía de eliminar en semifinales al América de México: 2-0 en Brasil y 1-1 en tierras aztecas.

El partido de ida fue en Asunción y lo ganó el visitante 1 a 0, jugando mejor y justificando la victoria. Volver a la cima de América parecía algo imposible: había que ir a ganar al estadio Pacaembú. En la revancha, jugada el 31 de julio, Ailton Delfino puso al local arriba a los 31 minutos y así se cerró el primer tiempo. Olimpia tenía que hacer dos goles en 45 minutos. La Copa estaba cada vez más lejos. Sin embargo, perdido por perdido, en el segundo tiempo el conjunto guaraní se la jugó y con goles de Gastón Córdoba y Richart Báez, el goleador del equipo con cinco tantos, lo dio vuelta y forzó los penales. Ambos equipos convirtieron los dos primeros disparos. Marlon Da Silva erró el tercero para Sao La euforia en la definición por penalesCaetano y el uruguayo Hernán Rodrigo López marcó el suyo. Al igual que su compañero, Serginho mandó la pelota a las nubes y dejó el destino en el pie de Caballero, que con un derechazo fuerte, bajo y cruzado puso fin al suspenso para que Olimpia levantara la tercera Copa Libertadores de su historia.  

Once años después de aquella gesta, el Decano paraguayo, el Rey de Copas guaraní, vuelve a tener la chance de sumar un nuevo título, esta vez ante el Atlético Mineiro, de Ronaldinho. Como hace once años, será ante un equipo brasileño. Como hace once años, primero se jugará en Asunción y habrá que ir a definir a Brasil, esta vez a Belo Horizonte. Como el Sao Caetano en 2002, esta será la primera final para Atlético Mineiro. Algunas coincidencias que se dan once años después del último título copero de Olimpia.

Así formó Olimpia en la final: Ricardo Tavarelli; Néstor Isasi, Nelson Zelaya, Julio César Cáceres, Henrique Da Silva; Julio César Enciso, Víctor Quintana, Sergio Ortemán, Gastón Córdoba (73' Mauro Caballero); Miguel Angel Benítez (81' Juan Carlos Franco) y Richart Báez (62' Rodrigo López). DT: Nery Pumpido.

Artículos relacionados