thumbnail Hola,

Martino, triste, contó cuáles fueron sus palabras para sus ahora exdirigidos tras la eliminación. “Me siento orgulloso de haber formado parte de este grupo”, dijo.

Con el cabello algo revuelto, el rostro enrojecido y los ojos vidriosos, pero con el mismo tono de voz que tiene después de cada encuentro: desgastado, algo ronco. Triste, obvio, pero entero. Digno. Gerardo Martino se asomó tras la eliminación de Newell’s y habló por última vez como técnico de Newell’s.

“El partido nos dio diferentes posibilidades y no las pudimos capitalizar. Tengo mucha tristeza, pero esta derrota hay que afrontarla con la misma entereza que lo hicimos en partidos anteriores con resultados diferentes”. Y hasta comenzó a analizar el trámite de esta semifinal frente a Atlético Mineiro, esta derrota por 2-0 que igualó la serie y forzó los penales.  “En el primer tiempo, Mineiro fue mejor. En el segundo, tuvimos muchas chances… No por cantidad, pero sí una muy clara, la de Casco, que pudo ser el 1-1… Y después, con el partido controlado, primero se corta la luz y luego nos meten el 2-0… Pero incluso en los penales, el partido nos siguió dando posibilidades”.

Hasta que la despedida se apoderó del Tata, que reveló lo sucedido en el vestuario visitante, minutos después de la eliminación: “No hablé con los muchachos sobre lo sucedido en el partido, éstas son tristezas, dolores, que cada uno los sobrelleva como puede… Sí les agradecí por la dignidad, por el esfuerzo, por la entereza que mostraron durante todo este tiempo. Me siento muy orgulloso de haber formado parte de este grupo”.

Artículos relacionados