thumbnail Hola,

Olimpia, bajo la dirección técnica de Ever Hugo Almeida, jugará por séptima vez en su historia una final de Libertadores. Fue campeón en tres oportunidades.

Olimpia volvió a demostrar su ya indiscutible chapa de copero. El conjunto más laureado de Paraguay en el plano internacional se metió otra vez en una definición del principal certamen del continente a nivel clubes, tras haber eliminado a Independiente Santa Fe.

Cabe destacar que el Decano ya había alcanzado esta instancia en seis ocasiones anteriores: 1960, 1979, 1989, 1990, 1991 y 2002, con el valor agregado de que en las 54 ediciones de la competición es el único equipo de su país que llegó tan lejos.

Curiosamente, desde la caída ante Peñarol en el duelo decisivo de la primera Copa, el Franjeado alternó triunfos y derrotas en las finales. Venció a Boca en el '79, no pudo diez años más tarde con Atlético Nacional, tuvo revancha en el '90 frente a Barcelona de Guayaquil, quedó en la puerta de la consagración ante Colo-Colo y, en su último título, le ganó por penales al Sao Caetano brasileño.

Si se consideran estos antecedentes, el equipo que conduce Ever Hugo Almeida cuenta con la ventaja de que sus posibles rivales nunca fueron campeones del torneo, aunque Newell's llegó dos veces a jugar el encuentro definitorio, en 1988 y en 1992. Por si fuera poco, el DT uruguayo ostenta el récord histórico de presencias en la Libertadores (113) como futbolista, todas ellas defendiendo el arco del club que hoy dirige.

Aunque se trate de meros datos estadísticos que hay que contrastar con las realidades actuales de cada uno de los candidatos a alzar la Copa, es innegable el respeto que imponen determinadas camisetas en los campeonatos de la región y Olimpia aún demuestra que su mística no pierde vigencia.

Artículos relacionados