thumbnail Hola,
Insúa, Riquelme, Scocco y Botta, los ases de espada de sus equipos.

Los equipos argentinos revirtieron la tendencia

Insúa, Riquelme, Scocco y Botta, los ases de espada de sus equipos.

Insua, Riquelme, Scocco, Botta

Al terminar la primera rueda, parecía que sólo Vélez iba a clasificar a octavos, pero el resto reaccionó y de cinco, cuatro pasaron a la siguiente instancia en la Libertadores.

Las cosas no venían bien después de los tres primeros partidos de Copa Libertadores. De los cinco equipos argentinos clasificados, sólo Vélez estaba bien perfilado para pasar a octavos de final, ya que era el único que había logrado dos victorias. El resto sumaba tres unidades, salvo Arsenal, único eliminado, que hasta ahí tenía sólo un punto.

Cuatro victorias al hilo desde la segunda fecha hicieron que Vélez llegara ya clasificado a la última jornada, y se permitió empatar con Emelec, sentenciando la eliminación del durísimo Peñarol. Distinto fue el andar de Boca, que recién pudo ganar como local en su última presentación, pero dos victorias como visitante ante Barcelona y Nacional lo catapultaron a octavos, aunque tendrá que enfrentar a Corinthians, campeón reinante, en lo que será la revancha de la final de la Libertadores 2012.

Dos caídas seguidas después de un debut auspicioso pusieron en duda la continuidad de Newell’s en el certamen, pero dos categóricas victorias en Santiago ante la U de Chile y en Rosario ante Deportivo Lara, dejaron al conjunto de Tata Martino al borde del objetivo, que finalmente se consumó en la última fecha por la victoria del equipo chileno ante Lara a pesar de la goleada que sufrió el Leproso ante Olimpia.

Lo de Arsenal fue una montaña rusa: en dos partidos ante Atlético Mineiro recibió ¡diez! goles, le ganó a Sao Paulo como local y le sacó un punto en Brasil, pero aunque le ganó a The Strongest en la última fecha, la diferencia de gol lo mató.

El toque épico a la primera ronda se lo dio Tigre. Que necesitaba imperiosamente una victoria para seguir con vida y enfrentaba a Libertad de Paraguay, como visitante. En un partido inolvidable, el Matador se impuso 5-3 y su agónica victoria ante Palmeiras en la tercera fecha (gracias al excelso quite de Orbán) cobró sentido.

Al igual que en la edición de 2006, vuelve a haber cuatro equipos argentinos en octavos de final, aunque sólo Vélez y Newell’s reinciden y casualmente Estudiantes y River, los otros dos que habían clasificado aquella vez, ni participaron en el certamen actual.

El caprichoso pero justo sistema de emparejamientos según los puntos obtenidos en la primera ronda hizo que Vélez y Newell's se crucen en la primera instancia de eliminación directa. Si bien dar pronósticos en un torneo tan parejo como este es más para apostadores que para periodistas, aunque el Fortín clasificó tranquilo, el hecho de tener un plantel repleto de lesiones lo complica ante el cuadro rosarino.

Igualmente, por el rival que el tocó y por el bajísimo nivel que mostró en primera ronda, el más complicado de los argentinos es Boca, que debe enfrentar a un Corinthians renovado. El Timao ya no es aquel equipo especulador que se quedó con la pasada Libertadores, las incorporaciones de Alexandre Pato, Renato Augusto y Gil jerarquizaron al plantel y eso se plasmó en los resultados: el conjunto paulista arrasó en el grupo 5 y junto a Xolos de Tijuana, obtuvieron 13 puntos.

Como en la primera ronda, Tigre seguirá siendo una incógnita. Olimpia demostró su poderío ante Newell's en la fase de grupos, pero el equipo de Nestor Gorosito dio una exhibición de fútbol ante Libertad. Si Botta y Pérez García se conectan, puede pasar cualquier cosa, por eso da la sensación de que todo depende de ellos dos para que el Matador continúe en la Copa.

Primero parecía que sólo uno clasificaría. Ahora los brasileños son favoritos. Sin embargo, ahí están, firmes, los cuatro equipos argentinos que con sus limitaciones a cuestas siguen soñando con llegar a lo más alto del continente.

Artículos relacionados