thumbnail Hola,

El volante de Real Madrid puede jugar sin problemas por cualquiera de las dos bandas y también por el medio. Ayuda en defensa y contribuye en ataque. Fundamental para Sabella.

En un fútbol cada vez más físico y en el que se busca que los jugadores puedan adaptarse a distintas posiciones y sistemas, Ángel Di María es una pieza que encaja en cualquier maquinaria. Lo era en el Real Madrid de Mourinho con un despliegue implacable por la banda izquierda, y lo es ahora, con Carlo Ancelotti, en la otra orilla de la cancha.

Ser extremadamente zurdo no es impedimento para Di María, porque siempre se guarda una baldosa para poder enganchar o, en última instancia, sorprende con una rabona. Más allá de su habilidad, lo más importante para Ancelotti y también para Alejandro Sabella es que ya sea por izquierda o por derecha, Di María siempre cumple. Le da el físico para transformarse en un cuatro (o tres) bis si el rival domina como pasó con Bayern Munich, y también llega como wing para abastecer al resto de los delanteros.

Prácticamente, todo el largo de la cancha, sea del costado que sea, es suyo. Y esto es un alivio para sus entrenadores. Más que nada para Sabella, porque ante un partido difícil en el Mundial, si tiene que sacrificar a Agüero o Higuaín, podrá tener en Di María a un tercer delantero, y también a un quinto defensor, en la banda que sea más necesario. Incluso, la presencia de Fideo en una de las bandas puede servir para impedir la subida de un externo del rival, algo que puede ser determinante en un partido demasiado parejo.

Pero esto no es todo. Angelito también puede jugar por el medio, y eso también es muy útil, sobre todo en la faz ofensiva, lo que le facilita la proyección a los laterales. En el caso de la Selección, si Sabella lo necesita a Di María por la derecha, pero no quiere perder el aporte de Zabaleta, el volante de Real Madrid puede hacer diagonales hacia el medio y dejarle el callejón al lateral de Manchester City.

En esta época, en la que se habla por demás del estado físico y del presente futbolístico de los jugadores mundialistas, también es bueno tener presente la utilidad táctica de cada uno de ellos. Sin dudas, de los 23 argentinos que irán a Brasil, Di María es la pieza que funciona a la perfección en cualquier engranaje.

Artículos relacionados