thumbnail Hola,

El año debut de Carlitos ya es mejor que el de dos de las grandes figuras de la historia reciente de la Vecchia Signora. Por goles e influencia. Mirá las estadísticas del Apache.

Carlos Tevez es el jugador de mayor influencia para hacer de esta versión 2014 de Juventus, un verdadero campeón. Ya lo había demostrado el domingo ante Catania, cuando en un partido muy disputado resultó decisivo con su gol que le dio los tres puntos a la Vecchia Signora. Pero como si no estuviera satisfecho con eso, el miércoles se despachó con dos contra Parma para la victoria 2 a 1 y ahora acumula 18 goles en 29 partidos. Más de un gol cada dos partidos.

Ese promedio de gol ya hace que otros fenómenos de la historia reciente se vean más chiquitos que él. En apenas su primer año en Italia -ese fútbol donde se dice que se defiende más y mejor-, logró superar nada más y nada menos que a Michel Platini y Zlatan Ibrahimovic. El promedio de gol del 10 francés era de 0,533 y no era para despreciar. En los 30 partidos que jugó en su primera temporada, anotó un gol cada 164 minutos en un torneo que era de 16 equipos.

El gigante sueco, en un torneo que ya era de 20 equipos, no llegó al gol cada dos partidos y anotaba "apenas" uno cada 173 minutos, para un promedio de 0,457 gol por partido.

Por ahora, Carlitos supera a ambos. Si se dividen los minutos que jugó por los goles que anotó, se desprende que tardó 124 minutos para convertir cada uno de sus goles para un promedio de 0,62. Con estos números logró superar al de mejor estadística en la era moderna, hasta esta semana mejor que el Apache: Pippo Inzaghi, que en la temporada 1997-1998, hizo 18 goles, uno cada 132 minutos.

Más atrás en el tiempo aparecen nombres como Omar Sívori (22 goles, uno cada 131’ en la 57-58), Karl Hansen (23 goles 1950-51, uno cada 137’), John Charles (28 goles también en la 1957-58, uno cada 109’), y el líder en esta tabla de posiciones, Felice Borel, que en 1932 hizo 29 goles en 28 partidos, uno cada 87 minutos.

Es apenas el inicio de Carlitos en su vida en Italia. Lejos estará esta temporada de ser recordada como completamente exitosa. Su fracaso en la Champions League la manchará para siempre. ¿Pero quién puede decirle algo si gana caminando el Scudetto, lucha la Europa League hasta el final y encima es el goleador del Calcio? No está mal para empezar, Carlitos.

Artículos relacionados