thumbnail Hola,

Cuando el rosarino empató por primera vez el partido ante Real Madrid, Pepe y Cesc discutieron y se armó un tumulto. ¿La Pulga? Agarró la pelota y corrió hacia centro del campo.

Se termina el primer tiempo en el Bernabéu. Real Madrid vence a Barcelona y puede escaparse demasiado. El francés Karim Benzema se roba la atención de las 85 mil personas presentes en el estadio. Sus dos goles le dan la ventaja a su equipo, pero…¡Aparece Lionel Messi en acción! La Pulga se inventa un pase mágico a Neymar, quien, lento como en toda la tarde, no puede resolver. Sin embargo, en el rebote estará nuevamente Leo para empatar el partido.

Zurdazo seco, al primer palo. 2 a 2. El argentino agacha la cabeza, corre a buscar la pelota y se la lleva. Mientras tanto, Cesc toca a Pepe a la pasada y el irascible y violento defensor portugués hace un escándalo, se pone frente a frente con Fabregas y se genera el tumulto, la tangana. Jordi Alba, Sergio Ramos, Sergio Busquets y Neymar aparecen en escena. ¿Messi? Al medio del campo con el balón, para sacar rápido porque el punto no alcanza.

La foto que acompaña esta nota nos recuerda a lo escrito por Hernán Casciari en Orsai. “…los ojos de Messi están siempre concentrados en la pelota, pero no en el fútbol ni en el contexto”, dice un pasaje de su teoría: “Messi es un perro, publicada el 11 de junio de 2012. “Se lo ve como en trance, hipnotizado; solamente desea la pelota dentro del arco contrario, no le importa el deporte ni el resultado ni la legislación”. Está claro. Los penales discutidos del segundo tiempo, tampoco perturbaron la tranquilidad del mejor jugador del mundo, que semana a semana demuestra que solo quiere jugar a la pelota.

Artículos relacionados