thumbnail Hola,

El exfutbolista de Roma sigue sin encontrar su lugar en Tottenham y una recaída en su lesión lo mantendrá alejado de las canchas entre cuatro y seis semanas más.

Continúa siendo difícil para Erik Lamela la estadía en Inglaterra. Desde su llegada en el último verano europeo, por una suma cercana a los U$S50 millones, casi todas fueron frustraciones para el volante ofensivo surgido en River.

El Coco no pudo convencer a André Villas-Boas y, luego de su despido, tampoco encontró su lugar en el equipo de Tim Sherwood. El bajo rendimiento, sumado a los problemas físicos, derivó en que de a poco fuera alejándose cada vez más de la chance de integrar el once titular de Tottenham.

Su regreso a las canchas, que parecía cercano, finalmente se retrasará hasta marzo porque se resintió de su lesión y eso acrecienta los rumores sobre un posible retorno a Italia en el mercado de pases venidero. Con tan sólo un gol para los Spurs en la Europa League y la posibilidad de ir al Mundial comenzando a complicarse, Inter y Napoli son los principales clubes que apuntan los cañones a su contratación.

Por lo pronto, desde su retorno tendrá dos meses para convencer a Alejandro Sabella de que lo lleve a Brasil y luego podrá buscar nuevos horizontes y quizás volver a la Serie A, una liga que tiene más que ver con su estilo de juego. El paso por White Hart Lane sigue sin resultar placentero para Lamela.

Relacionados