thumbnail Hola,

El argentino, que podría abandonar Sevilla para llegar a Boca, tiene una historia en el 'Xeneize' donde pasó malos momentos. El destino le pondría una revancha en el camino.

Diego Perotti (26/07/1988, Moreno, Buenos Aires, Argentina) es un jugador que un día salió de pobre para triunfar, y por quien apostar, resultaba un delirio. Hace varios años veía destrozada la ilusión de emular a su padre Hugo -El Mono en el ambiente- y convertirse en una gloria de Boca Juniors, su sueño de ser un crack bostero. Pero el destino, caprichoso como nada ni nadie, parece querer darle revancha al actual jugador de Sevilla. Su padre ha hecho un guiño para que el Galgo por fin juegue en la Bombonera.

Fue determinante el físico de Perotti para ser excluido del Xeneize porque era demasiado flaco y, aunque era alto, ante el menor contacto terminaba del otro lado del terreno de juego. Siempre quiso jugar en Boca, pero nunca le dieron la oportunidad de demostrar todo lo que sabía. Él quería que lo vieran y no lo veían. Deportivo Morón le abrió las puertas y, sin saberlo, le mostró el camino a Europa. Se notaba que era distinto, con calidad y habilidad de crack, pero sus mayores virtudes eran su gran dinámica y un pie envidiable. Sevilla lo advirtió y lo fue a buscar. Un tiempo en el filial alcanzó para tener enseguida un lugar en el primer equipo de Nervión, donde empezó a comenzó a codearse con los Kanoute, Luis Fabiano y compañía.

Perotti pensó en dejar el fútbol por el maltrato en Boca

Su presente en Sevilla según Francisco Rico (corresponsal del Sevilla)
Diego Perotti lleva varios años difíciles en Sevilla. Las lesiones le han impedido ser el jugador que deslumbró en sus primeros meses en el primer equipo y sus continuas disputas con una parte de la afición cada vez afectan más a su rendimiento.

El grupo "Biris Norte" ha pasado un par de meses pidiendo su salida del club tras una polémica celebración del argentino en un partido de Europa League frente al Friburgo. Hace algunos meses Perotti rompió con su agente, Álvaro Torres, tal y como él mismo ha confirmado a Goal.

Sólo un par de abogados conocen los negocios del futbolista, por lo que las declaraciones de su padre sobre el posible arribo a Boca hacen que su futuro pueda estar cada vez más cerca de "La Bombonera" que del Sánchez Pizjuán.
En entrevista a Goal en 2009, Perotti reconoció el "maltrato" vivido en la cantera Xeneize. "No me sentía útil, me hacían sentir que no tenía capacidad, que era tiempo de dedicarme a otra cosa. Ya no era un chico, porque tenía 16 años y tenía que empezar a pensar en mi futuro. Ya con esa edad, es difícil ir a probarte a un club, con la competencia que hay en equipos tan importantes como Boca, Vélez o San Lorenzo, que son los equipos a los que me fui a probar. No tuve la suerte de quedar en ninguno, no convencí a ningún entrenador y por eso recaí en Morón, que visto ahora fue la decisión más acertada", había dicho.

El volante, que en 2009 jugó ante España su primer encuentro como internacional (fue convocado por Diego Maradona para un amistoso entre la Roja y la Albiceleste), no guardó rencor al club de la Ribera. "Rencor no. Pero reconozco que no sólo a mí, sino a chicos de 12 años nos hicieron sentir muy mal. Hay que dejar un poco de lado el tema profesional. Te trataban como si fueses un jugador de Primera, con entrenamientos todos los días, con lluvia, etc. Tal vez hacías el esfuerzo, llegaba la práctica de fútbol del jueves, y te quedabas vos y dos chicos más a un costado sin entrar mientras te decían ‘ya vas a entrar, ya vas a entrar’ y faltando 5 minutos te daban una pechera, pisabas la cancha, terminaba el entrenamiento y te ibas a bañar. Son cosas que a esa edad duelen" explicó en su momento.

Además, agregó por aquel entonces: "En Boca son muy poco pedagógicos, no tienen la capacidad de trabajar con chicos. No sé si lo han estudiado así o no les han enseñado bien. El hecho de que la mayoría hayan sido futbolistas les hace pensar que tienen que tratar a todos por igual, pero tienen que entender que algunos necesitan otro trato por la edad. Obviamente que los que jugaban estaban todos contentos y no se quejaban. No valía la pena el esfuerzo ni la conducta. Sólo importaba jugar bien y rendir en la cancha. Si estudiabas o no, si trabajabas o no, a ellos les daba lo mismo. En ese sentido se portan mal y a esa edad que sos tan chico eso duele, sufrís mucho", señaló, acaso sin saber lo que podría depararle el futuro.

El posible regreso a Boca

El tiempo quiso que su regreso a Boca esté cerca de concretarse. Ya como futbolista consolidado en la elite mundial, con experiencia europea y con exigencias incluso mayores a las que tuvo de niño. Tras la grave lesión del juvenil Joel Acosta (marginado de los terrenos de juego durante todo el semestre), al equipo de Carlos Bianchi se le ha liberado un cupo para sumar un tercer refuerzo en el actual mercado de pases.

Humilde, respetuoso y con hombría de bien, el talento nunca lo nubló. Con 25 años se lo ve corretear por el Sánchez Pizjuán sin delatar el trajín de haberlo hecho por los maltratados potreros argentinos. Pero sus largas y veloces piernas lo pueden depositar en su país natal nuevamente. Para cumplir su sueño y el de su padre. Sin rencores pero con sed de revancha.

Artículos relacionados