thumbnail Hola,

La Pulga y Pintita atraviesan un pésimo semestre respecto a las lesiones. Ambos estarán ausentes en los amistosos de la Selección argentina en Estados Unidos.

La lista de la Selección Argentina para el Mundial no está completamente definida, pero si hay dos jugadores que tienen el lugar asegurado no sólo en la convocatoria, sino también en el equipo titular, son Lionel Messi y Fernando Gago. El primero, porque es el mejor del mundo y además tiene la cinta de capitán, y el segundo, básicamente porque es su principal abastecedor en la mitad de la cancha.

Si los dos están bien, difícilmente el equipo pierda, pero esto no sucedió en este semestre, y a poco menos de 200 días para la Copa del Mundo, el 5 y el 10 no paran de lesionarse. ¿Mala suerte? ¿Calendario hostil? ¿Influencia de la mente por el miedo a los desgarros ya sufridos? Las opciones son muchas y no se reducen a esa breve lista. En Boca, donde ahora juega Gago, se llegó hablar hasta de impericia por parte del cuerpo técnico, pero también es oportuno recordar que el volante estuvo en Vélez en la primera mitad del año y sólo jugó ocho partidos.

Para fortuna (y fastidio) de Messi, Martino no se deja llevar por los enojos del crack y por eso lo saca si el partido ya está liquidado aunque el 10 quiera estar hasta el final, algo de lo que Sabella estará agradecido de por vida. Aún así, en lo que va de la temporada las lesiones musculares no le permitieron jugar con la continuidad a la que estaba acostumbrado. Desgarros en los bíceps femorales de ambas piernas y distensiones musculares hicieron que el capitán de la Selección llegara tocado a las últimas convocatorias de Sabella, y por eso se perdió el amistoso ante Italia en Roma y la última doble fecha de Eliminatorias.

Al igual que Messi, Gago tampoco podrá estar en los partidos que Argentina jugará en Nueva Jersey ante Ecuador y Bosnia, pero esta no es la causa principal de la profunda preocupación del cuerpo técnico, que ahora no puede focalizarse solamente en probar defensores para pagar esa deuda que tiene el equipo, sino que también estará alerta a lo que suceda con sus dos irremplazables de acá al Mundial.

Cuando se aproxima una Copa del Mundo, todos los entrenadores se mantienen en vilo por sus figuras, aunque sin la posibilidad de hacer nada por ellas, que deben prestarse a sus clubes, donde al fin y al cabo tienen la continuidad que los técnicos de los seleccionados pretenden. Aunque claro está, si fuera por Sabella, ya mismo los encerraría a Messi y a Gago en Cidade do Galo y les armaría amistosos cada tanto para que no pierdan el ritmo; pero es una utopía.

Cuando le consultan sobre su rol en la Selección, Sabella dice que sufre en cada partido. Ahora, además de la misión de tener que mejorar una defensa endeble y de encontrar otro arquero en caso de que Romero no juegue con mayor frecuencia, el técnico de Argentina apretará los dientes cada vez que Messi y Gago salgan a la cancha.

Artículos relacionados