thumbnail Hola,

El capitán, que estuvo en el banco de suplentes en el último partido, quiere volver a jugar, ya recuperado de su lesión en el tendón de aquiles y para eso presiona a su entrenador.

El banco de suplentes no es para él. Se nota. Se sabe. Y mucho menos la tribuna por una parada obligada. Pero por suerte para Javier Zanetti, la pesadilla está cerca de terminar. El pasado domingo ante el Udinese volvió a ser parte del plantel del Inter pero no pisó el campo de juego ya que estuvo en el banco en la primera convocatoria de la temporada. Pero el capitán no puede permanecer afuera de la cancha, y por eso ya le reclamó a su entrenador un lugar para el próximo partido contra el Livorno.

"Estoy cerca de volver al campo. Contra Udinese mis compañeros me regalaron una gran victoria, aunque yo estaba en el banco. Esperemos que pueda jugar unos minutos el sábado frente a Livorno", dijo el Pupi, en un mensaje lanzado hacia su entrenador, Walter Mazzarri. Una petición que significaría terminar los días oscuros desde que se lesonó el tendón de aquiles, el 28 de abril pasado, en Palermo.

Pero el futuro de Zanetti está fuera de la cancha. Roeslani Rosan Perkasa, uno de los socios de Erick Thohir (nuevo dueño del Inter), lo ha designado como un futuro dirigente del Inter, y en este sentido el capitán felicitó al presidente Massimo Moratti por la elección de nuevos miembros: "Mi relación con Moratti va más allá de una relación normal entre el presidente y el capitán. Yo era un extraño y él creyó en mí".

Y agregó: "Es algo que nunca voy a olvidar, de hecho le agradezco siempre. He visto las cualidades de los nuevos socios para hacer crecer este club, por lo que creo que va a ser un Inter aún más grande".

Artículos relacionados