thumbnail Hola,

Se cumple un nuevo aniversario del debut oficial de la Pulga. El argentino reemplazó a Deco en un clásico de la ciudad entre Espanyol y su Barcelona.

Durará apenas unos segundos, pero será eterno. El portugués Deco se va de la cancha, no ha tenido una buena noche en el empate parcial 0 a 0 entre Espayol y Barcelona en el estadio de Montjuic. El que entra es Lionel Messi, un canterano culé que motiva elogios y presagios increíbles. Llegó desde la Argentina con una enfermedad rara en el cuerpo y un sueño por cumplir. Ahora puso un pie en la cancha, la historia del fútbol mundial ha dado un vuelco, ha agregado una de esas páginas que sólo se escriben cada veinte o treinta años.

Se cumple el noveno aniversario del debut oficial de Leo con la camiseta blaugrana. Tenía 17 años y 114 días, el dorsal número 30, el pelo largo, acné en la cara y un físico que justificaba su apodo: la Pulga. El entrenador holandés Fran Rijkaard ya lo había puesto entre los más grandes, en un partido amistoso disputado un año antes frente a Porto, que entonces era dirigido por un tal José Mourinho.

Casi que no participó del juego, pero su equipo terminó ganando por 1 a 0 ese clásico de la ciudad condal. El tiempo y el propio Messi demostrarían de lo que era capaz de hacer el delantero argentino. Su logro se refleja en las estadísticas: disputó 388 partidos oficiales con Barcelona, convirtió 324 goles, ganó seis Ligas, tres Champions League, seis Supercopas de España, dos Copas del Rey y dos Mundiales de Clubes. Cómo no recordar el día de su debut…

Relacionados