thumbnail Hola,

Lionel Messi elogió al brasileño en una entrevista, aseguró que fue el responsable de la revolución del fútbol blaugrana y agradeció por el trato que le dio en su llegada.

En diálogo con Barça TV, el mejor futbolista del mundo en la actualidad contó la importancia que tuvo el volante ofensivo del Atlético Mineiro en su desembarco en el club catalán: "Desde el primer momento en que entré al vestuario para mí fue todo muy fácil por el hecho de que Ronaldinho y los brasileños que estaban en ese momento (Deco, Silvinho, Motta) enseguida me acogieron, sobre todo él que era el referente del equipo".

A su vez, el rosarino valoró el costado humano, más allá de las cualidades que el flamante finalista de la Copa Libertadores demuestra día a día dentro del campo de juego: "Aprendí muchísimas cosas estando al lado de él, estoy agradecido por cómo me trató desde el primer momento porque fue una ayuda muy grande para mí. Nunca es fácil llegar con 16 años y meterte en un vestuario y más por la manera de ser mía. Él me hizo todo más fácil por la persona que era. Yo que tuve la suerte de vivirlo de cerca y compartir muchas cosas con él puedo decir que es una grandísima persona y eso es lo más importante"

En cuanto a lo deportivo, Messi no dudó en catalogar a Dinho como el principal responsable de un vuelco radical en el estilo y la mentalidad del equipo: "Creo que fue el culpable del cambio de este club. Barcelona estaba muy mal, pasó por una muy mala época y el cambio con su llegada fue terrible. En su primer año no ganó nada, pero la gente se enamoró de él y después llegaron los títulos e hizo mucho más feliz a toda esa gente. Creo que el club debe estar agradecido".

Recordando sus inicios en el Camp Nou, el argentino también se focalizó en el entrenador que lo hizo debutar con la camiseta del Barcelona: "Yo muchas veces no entendía por qué no estaba convocado o no jugaba y hoy mirándolo fríamente veo lo bien que me llevó, porque sabía en cada momento qué era lo mejor para mí. Por eso siempre voy a estar agradecido a todo ese grupo, a (Frank) Rijkaard, al cuerpo técnico por cómo me llevaron".

En última instancia, rememoró la primera competición que ganó a nivel europeo, en la que le tocó participar como actor secundario: "En la final de París (UEFA Champions League 2005-2006, contra el Arsenal) venía de una lesión, no llegué a jugar. En los festejos yo era chico y estaba mal, no quería festejar. Ronaldinho, Deco, Motta trayéndome la copa a mí para que yo festeje, la verdad que es un recuerdo muy lindo para mí. Hoy me arrepiento de no haberlo disfrutado más adentro de la cancha".

Artículos relacionados