thumbnail Hola,

El defensor argentino del Celta de Vigo da lucha contra el descenso: "Tenemos que jugar a morir y transmitirle a los compañeros, no el dramatismo, sino contagiar las ganas".

“Es una ciudad tranquila, muy linda, donde se vive muy vive. La familia se adaptó bien. Gracias a Dios estoy muy bien”. Con esa tranquilidad se expresa. No parece estar en la antesala de una definición importante. Aunque todo va por dentro. La sangre le hierve y quiere torcer una historia que parecía juzgada. Gustavo Cabral, a los 27 años, está a punto de jugarse una de las paradas más importantes de su carrera: salvar a Celta de Vigo de perder la categoría.

Ni en Racing, ni River, ni en Estudiantes Tecos, de México, ni tampoco en Levante, le tocó vivir una situación tan especial. Y es tan diferente todo, que desde las formas en la que se vive en Vigo esta definición, nacen las sensaciones extrañas de Cabral. Sin histerias, sin presiones, con apoyo, los hinchas esperan que Celta logre vencer a Español y que Real Sociedad supere a Deportivo la Coruña o que empaten, para mantenerse en la máxima categoría del fútbol español. Es por eso que este defensor argentino, que sabe que la lucha es la fórmula del éxito, quiere dejar la piel en el campo para lograr el objetivo. Todo en noventa minutos del fútbol, con el descenso en un puño. Con la impronta argentina, por la epopeya.

-Celta de Vigo es uno de los equipos que juega bien en la Liga, ¿por qué están penando por mantenerse en la categoría?
-He visto aquí en Vigo a unos jugadores muy jóvenes con una calidad increíble. Con un futuro tremendo. Y eso hace es que el equipo juegue bien. Pero entiendo que nos ha faltado experiencia. De local el equipo respondió siempre bien, pero de visitante nos costó muchísimo, creo que ganamos tres partidos fuera de casa. Y eso de no ganar de visitante, hace que cuando fallás de local, después lo sufras mucho. La clave es que nos faltó experiencia para manejar los partidos. Pero si nos quedamos en primera, después de lo vivido este año, estoy seguro que Celta va a dar mucho que hablar.

-Como argentino sabés lo que implica en tu país pelear por no perder la categoría, ¿cómo se vive en España?
-Yo creo que lo que estoy viviendo en Celta es completamente distinto a todo lo que se puede ver en cualquier otro lado. Nosotros estábamos últimos hace seis fechas atrás y teníamos a 500 personas en el entrenamiento apoyándonos, ni un insulto se escuchaba. Sólo acá en Vigo vi una cosa así, en la calle la gente te alienta, no hay reproches de ningún tipo. En la Argentina sé cómo se vive y por eso mi sorpresa.

-En tu caso y el de Augusto Fernández, dos argentinos, ¿cómo viven la situación sabiendo que para ustedes perder la categoría es un golpe muy duro?
-La verdad que es complicado, por cómo somos los argentinos. Vivimos todo con una pasión… Si estás peleando por no descender, hay hinchas presionado, dirigentes también. Y acá la presión se la pone uno mismo. Yo tengo compañeros en el plantel que ha descendido tres o cuatro veces y nada. En algún equipo les habrán llegado algunos insultos, pero... La diferencia está en cómo lo vivimos nosotros. Para mí es como la vida o la muerte, para mí descender en cualquier lado es una mancha que te queda y no te la podés sacar más. Con Augusto pensamos que en la Argentina nos estarían matando. Lo tomamos con mucha responsabilidad, sabemos que tenemos que jugar a morir y transmitirle a los compañeros, no el dramatismo, sino contagiar las ganas o el sentimiento.

-¿Y logran contagiarlos?
-Viven de otra manera, no es como la Argentina. Hay veces que no te creen las cosas. A los compañeros le decimos que acá somos unos privilegiados que no nos dicen nada, pero en otros países es diferente. Por eso en la cancha dejamos el alma, porque en palabras te entran las cosas por uno oído y salten por el otro. Es que como ellos no lo vivieron…

-¿Y cómo viven esto de tener que ganar y esperar otro resultado?
-Estoy ilusionado, muy ilusionado. Después del partido con Valladolid, donde la gente del fútbol del España nos daba por muerto… Nos daban un cinco o cuatro por ciento de posibilidades para quedarnos en primera y ahora haber puesto al equipo en un 40% de chances de quedarnos, la verdad que eso es algo grandioso. Es verdad que tenemos que esperar el resultado del Depor, que necesitamos que pierda o empate, pero tenemos la ilusión. Sabemos que la Real Sociedad pelea por Champions y va a querer ganarle al Depor eso seguro, entonces eso nos da un poco de luz. Ellos se juegan algo, si ellos no se jugasen nada sería distinto. Creo que nosotros ganando podemos quedarnos en primera.

-Y a nivel personal, ¿qué planificás para vos?
-La verdad es que uno de la liga española no se quiere ir. Pero depende eso de muchas cosas. Tengo un año más de contrato, pero también está este tema del descenso. Todo estará ligado a eso. Yo sí o sí pienso en quedarnos en primera. Después de eso planificaré mi vida. Me tientan muchas ligas, la Argentina, México, Italia, Francia, pero mí presente es este, pero ahora sólo pienso en salvarnos.

Artículos relacionados