thumbnail Hola,

Augusto Fernández habló con Goal.com sobre la difícil situación de Celta de Vigo con respecto al descenso, su nivel personal y las convocatorias a la Selección Argentina.

Se lo escucha tranquilo, concentrado, pero con la naturalidad que lo distingue. Es uno de los futbolistas que tiene la humildad entre sus prioridades, aún cuando su presente hable de un desempeño destacado en el Viejo Continente. Y lo curioso del caso, es que está en medio de una situación compleja, porque su equipo, Celta de Vigo, está luchando por no perder la categoría. Pero Augusto Fernández sabe que tiene todos elementos para intentar darle su impronta y oficio al equipo. A los 27 años mira las cosas de otra manera, con una madurez que marca su crecimiento y su futuro en este mundo del fútbol. Quiere dejar su huella en España, en Vigo, y en las próximas siete fechas va por el desafió que él sabía que debía afrontar: luchar por la permanencia.

Habla con una seguridad y una sinceridad que convence. Vive un momento que deseó, que buscó desde el día que aceptó la aventura española. Es un hombre clave en Celta, sabe que existen clubes de Inglaterra, Italia y Francia que piden por él y en el seleccionado argentino parece tener un lugar [en las últimas tres convocatorias fue llamado por Alejandro Sabella], por eso entiende que debe tomarse la cosas con calma y sólo pensar en dejar a Vigo en primera.  

-La situación del equipo no es cómoda, pero me imagino que debe ser raro porque a nivel personal estas muy bien y cumpliendo con lo que querías: mostrar tu juego en Europa.

-Es difícil separar emociones, pero yo sabia a lo que venía, sabía a lo que me iba a enfrentar porque el desafío grupal era pelear por no descender y sabía a lo que me enfrentaba. Eran dos apuestas, esta que ya te dije y desde lo personal quería estar en una liga muy vista, que era una buena vidriera siempre y cuando yo pudiese jugar, y la verdad es que hasta ahora sólo me perdí dos partidos, uno por cinco amarilla y por una expulsión. En lo personal me sirve, estoy jugando, me estoy mostrando, tengo la suerte de poder convertir, pero todo eso no se disfruta a pleno porque estamos peleando abajo. Pero tengo esperanza de que nos podamos salvar.

-Es raro que estén tan abajo porque no están jugando mal, ¿qué sentís que les pasa? ¿por qué no pueden salir de abajo?

-Y creo que al equipo le está faltando un poco de madurez. Hemos perdido partido que jugamos bien, de igual a igual a equipos grandes, pero por errores terminando perdiendo o no pudiendo empatar. Muchas veces nos quedamos sin nada por errores muy puntuales y errores medios infantiles, Pero hay un gran grupo, que juega bien al fútbol, pero bueno contra equipos más grandes es complicado equivocarse y no la pagues. Pero ahora estamos enfocados en estas siete fechas que van a ser claves para nosotros.

-¿Jugar contra Barcelona es tan impresionante como dicen todos?

-A nosotros nos pasó que jugamos en Barcelona y perdimos 3-1, ellos nos hicieron uno en off side, pero te das cuenta de la calidad que tienen. Te rompen los aductores, porque te hace ir de un lado al otro como un loco. Acá en Vigo empatamos 2-2 y le hicimos un buen partido, es cierto que es imposible poder tener más posesión que ellos, pero salimos bien de contra y supimos empatar. Pero allá lo sufrimos mucho. Y el Real Madrid es durísimo también, sin tanta posesión, pero es muy vertical y te mata.

-Tenías ganas de tener una revancha en Europa, después de la experiencia de Saint Ettiene, llegaste a Vigo y te fue bien. Qué ahora se hable de vos para otros clubes de Europa, ¿qué significa?

-Es lago muy lindo. Soy consciente de eso, porque ya me lo dijo mi representante. La liga española es una tremenda vidriera, pero de nada servía si no podía jugar. Gracias a Vigo, tengo este presente, y más allá de lo que pase en junio voy a pelear a muerte por el equipo para no descender.

-¿La selección también es otro de tus objetivos?

-Si claro, es algo que disfruto mucho cuando puede estar. En mi situación personal entiendo que ser convocado es un premio a hacer las cosas bien en mi equipo y a que estoy jugando. Y estar en un grupo de elite, con la cantidad de jugadores que hay en la selección argentina, la verdad que me reconforta mucho. En las últimas 3 convocatorias estuve y ahora, cada vez que se acerca una, la vivo con mucha emoción e ilusión. Cada vez que me llaman y me dicen que estoy convocado se me aflojan las piernas, así lo vivo. Ojalá que las cosas me salgan bien para seguir estando.

-¿Qué jugadores te impresionaron en la liga?

-Nombrarte a Messi no tiene nada nuevo. Lo tuve como compañero en la selección y es increíble. Primero tengo que decirte que la humildad que tiene fuera del campo es impresionante y después lo que hace en el campo, no descubro nada. Uno de los que me sorprendió es Iniesta, parece que se la vas a sacar y no se la sacan más. Tiene la cancha en la cabeza. Después encontré un fútbol menos agresivo, tenés choques normales y te cobran falta. Uno que está acostumbrado a la fricción, que utiliza los brazos un poco para cubrirte y los árbitros te cobran todas. Eso es algo que me está costando un poco. Se hace un juego más limpio, más dinámico y al estar las canchas mojadas se hace más rápido.

-Igual, imagino, que todo es parte de mejorar como futbolista.

-Si claro, me gusta aprender. Pero la verdad es que al no tener el físico de jugadores, por mencionar alguno, como Ronaldo, necesito cubrir el balón un poco con los brazos, pero bueno… Lo que sí es cierto que ante cualquier choque, cualquier falta te sacan una amarilla y eso en algún punto… Esto es fútbol y hay un poco de roce. Yo soy de ir con ímpetu, de disputar el balón con fuerza y necesito modificar un poco eso, porque en la más mínima falta te sacan una amarilla y te limitan para el resto del partido. Peor bueno, es parte de la adaptación, en cada país hay formas de jugar, la pelota es una sola, pero hay que entender que cada liga tiene sus particularidades. Pero estoy en una edad que estoy maduro, estoy bien, me siento bien y siente que es parte de la experiencia de cada uno.

-Desde hace un tiempo te fuiste fijando metas y las vas alcanzado, ¿qué proyectás para el futuro?

-Siempre fui de perseguir mis sueños, de ponerme objetivo, siempre. Yo creo que lo que motiva a uno son los objetivos. Elegí venir a España con un propósito y lo estoy cumpliendo, que era poder hacer las cosas bien, mostrar que puede jugar en Europa y así poder estar en la selección. Me planteo objetivos cortos y ahora es terminar estas siete fechas, mantener el nivel y poder dejar al equipo en la máxima categoría. Y claro que quiere estar en la selección en la próxima convocatoria. Eso es lo que me propongo para este año. Pero siempre pensando en lo mejor para mi carrera y hoy para Celta.

Artículos relacionados