thumbnail Hola,

En este momento de éxito del equipo parisino, es bueno recordar a uno de los argentinos que pasó por el club.

Ezequiel Lavezzi se destacó como uno de los pilares de este plantel que volvió a llevar a PSG a los primeros planos del fútbol europeo después de muchos años lejos de la élite. De hecho, desde la temporada 1994/1995 que no alcanzaba los cuartos de final de la Liga de Campeones. Pero el ex delantero de San Lorenzo y su compañero Javier Pastore no son los primeros argentinos que brillaron en París.

Paris Saint-Germain es un club joven, que fue fundado en 1970 después de la fusión de los clubes Paris FC y Stade Saint-Germain. En sus más de 40 años de vida, doce futbolistas nacidos en Argentina vistieron la camiseta roja y azul creada por el afamado diseñador Daniel Hechter. Uno de los más reconocidos es el campeón del mundo Osvaldo Ardiles, cuya historia merece ser recordada en este momento de éxito del equipo parisino.Ardiles, en la tapa de France Football

Ardiles no era "Ossie" cuando arribó a Londres apenas finalizó la Copa del Mundo de 1978. Llegó a Tottenham junto a Ricardo Villa en una operación histórica para el fútbol argentino, ya que fueron los primeros extranjeros en jugar en el fútbol inglés después de la reapertura de sus fronteras a los foráneos. Enseguida se convirtieron en referentes de los Spurs y en ídolos de la hinchada. Pero, como ha pasado infinidad de veces en la historia de la humanidad, llegó la guerra y todo cambió.

En 1982 estalló el conflicto bélico entre Argentina y Gran Bretaña. Entonces, todos los argentinos que vivían en el Reino Unido empezaron a ser mirados con una lupa. En ese momento, Ardiles expuso toda su valentía y afirmó: “Lo que está pasando es horrible, pero soy argentino y apoyo a Argentina, que es mi pueblo. Vivo en Inglaterra y mi familia también, pero sólo puedo decir que Las Malvinas son argentinas". Esas fueron sus últimas palabras como jugador de Tottenham.

Lo "invitaron" a abandonar Inglaterra y su destino fue un club que llevaba menos de diez años de vida: el PSG. Él y todo su dolor cruzaron el Canal de la Mancha. Dolor no sólo por dejar un sitio en el que se sentía feliz, sino también por la muerte de su primo en la guerra. El teniente José Leónidas Ardiles fue el primer piloto fallecido tras ser derribado por un miembro de las RAF británica. Como si faltara algo para que las Malvinas se convirtieran en "su única realidad".

La guerra estaba presenta hasta durante los partidos. El 8 de abril, pocos días después de iniciada la contienda, Tottenham jugó contra Leicester en White Hart Lane. Los hinchas visitantes silbaban al argentino cada vez que tocaba la pelota y le gritaban: "England, England, England". Entonces, la parcialidad local respondió con un emocionante "Argentina, Argentina", para saludar a su ídolo. Tiempo después, Ardiles afirmó: "Jamás olvidaré lo que pasó aquella tarde en ese estadio. Mientras argentinos e ingleses se mataban, los hinchas del Totenham nos dieron una lección a todos".

En París Saint-Germain Ardiles nunca recuperó su nivel. Allí llegó después del Mundial de 1982 y sólo jugó catorce partidos y anotó un gol en una temporada en la que el equipo finalizó en la tercera ubicación y ganó la Copa de Francia. Regresó al Tottenham a fines de 1982, cuando la guerra había terminado y los ánimos entre su país natal y el que había elegido para vivir estaban ya calmados. De todas maneras, lo que pasó en la isla había marcado a fuego a Ardiles: “mi mundo entero se colapsó tras la guerra en las Malvinas”.

Hay historias más felices de jugadores argentinos en el club más importante de una de las ciudades más hermosas del planeta, como las de Carlos Bianchi -marcó 64 goles en 74 encuentros-, o las de Gabriel Heinze y Mauricio Pochettino. Sin embargo, en esta época de gloria del PSG elegimos la de Ardiles para homenajear a un hombre muy trascendente para nuestro fútbol.

Artículos relacionados