thumbnail Hola,

EXCLUSIVO: El prometedor mediocampista argentino habló en exclusiva con Goal.com sobre su desarrollo de este año en Italia y sus sueños de Selección Argentina.

Roma no ha cumplido con las expectativas de esta temporada, ya que languidece en el noveno puesto de la Serie A.

En su primer año bajo la propiedad del estadounidense James Pallota, el club esperaba regresar a los primeros planos en Italia, para así volver a la Champions League. En cambio, el equipo fue inconsistente y sufrió más de lo que disfrutó. Para colmo, para hacer más duro este presente, Lazio, el principal rival de los Giallorossi está en el tercer puesto, diez puntos por delante.


Pero no todas han sido pálidas para Roma esta temporada. El club ha disfrutado del impresionante nivel de uno de sus jugadores más jóvenes: el argentino Erik Lamela, quien ha mejorado mucho en su segundo año con el equipo.


El mediocampista ofensivo de 20 años de edad lleva once goles en la Serie A y está cuarto en la tabla de goleadores. Lamela espera que todo lo realizado este temporada le sirva para captar la atención de Alejandro Sabella, pero admite que deberá dar vuelta la historia para Roma si quiere disfrutar de su segunda convocatoria en la Selección.

"Hasta ahora no hemos sido capaces de jugar como a los hinchas y a nosotros nos gustaría" dijo Lamela en una entrevista exclusiva con Goal.com. Y agregó: "Espero tener otra convocatoria, ese es mi sueño, pero tengo que seguir jugando bien para esperar la convocatoria".

Lamela atribuye gran parte de su presente a la compañía de una verdadera leyenda del club: Francesco Totti, quien lleva 223 goles en 523 partidos en Roma.


"Francesco es de clase mundial y con jugadores de ese calibre es más fácil aprender a jugar bien al fútbol", dijo Lamela. "Yo trato de aprender algo de él todos los días."

A pesar de que ambos jugadores son similares en tamaño físico, Lamela admite que no tiene a Totti como modelo. En cambio, él cree que es muy similar a cualquier otro joven argentino que quiere ser como Lionel Messi. El ex River abiertamente idolatra al crack de Barcelona, que hace semanas ganó el Balón de Oro por cuarta vez consecutiva.

Lamela dijo al respecto: "Messi es obviamente un jugador que me gusta. Él se merece el Balón de Oro porque es el mejor jugador del mundo. Además, como persona es muy modesto, en la cancha y fuera de ella".

Mientras elogia a Totti y sueña con llegar al nivel de Messi, Lamela también destacó el nivel del internacional estadounidense Michael Bradley, uno de los mejores jugadores de Roma esta temporada: "Es un jugador muy importante para nosotros, siempre muestra una gran energía. Jugadores como él ayudan a levantar el juego del resto del equipo".

Tienendo en cuenta que Roma tiene a Lamela y a Bradley, además de su estrella Totti, Danielle de Rossi, Miralem Pjanic y Pablo Daniel Osvaldo, es casi un misterio su pobre presente en la Serie A. Con estos grandes futbolistas uno pensaría que cualquiera pelearía el título, pero no es así.


Roma
es el segundo equipo con peor defensa en la Serie A, ya que sufrió un promedio de casi dos goles en contra por partido. Sólo Pescara (49), uno de los candidatos al descenso tiene menos goles en contra que Roma (45). Sin una inversión importante en el mercado de invierno, en difícil saber cómo mejorarán las cosas. De todos modos, Lamela es optimista sobre las posibilidades del equipo esta temporada.

El argentino cree que muchos de los problemas de los romanos de este año son resultado de la falta de confianza. El recientemente despedido Zdeněk Zeman no era conocido como un director técnico motivador y bajo la dirección técnica interina de Aurelio Andreazzoli, Lamela espera que el club encuentre un equilibrio.

"Tenemos que empezar a ganar consistencia y realmente creer en lo buenos que somos. De esa manera vamos a ser capaces de clasificar a la Champions League", insistió Lamela.

En cuanto a su propio progreso personal, Lamela está satisfecho, pero sabe que aún hay mucho trabajo por delante: "Estoy contento con lo que estoy haciendo a nivel personal. Tengo que mantenerlo y no aflojar".

Artículos relacionados