thumbnail Hola,

Lionel Messi se sacó la ya clásica foto junto a los balones de oro que ganó en los últimos cuatro años.

Es la foto más esperada, la que mejor describe la hazaña de Messi, que con su cuarto Balón de Oro consecutivo se convirtió en una leyenda viva del fútbol mundial -por si todavía quedaba alguna duda-.

Desde el primero, ganado en 2009 y con sólo 22 años, el crack rosarino creció año tras años. Ya en 2009 era la gran figura de un Barcelona que asombraba al mundo tras conquistar seis títulos consecutivos. Aquel fue el último que entregó sólo la revista France Football, sin el patrocinio de la FIFA.

El de 2010 fue quizás el más sorprendente de todos. España se había coronado campeona del mundo y los antecedentes indicaban que el ganador debía ser uno de los ganadores del título más importante. Andrés Iniesta y Xavi eran los candidatos. Sin embargo, Messi todo lo puede y se quedó con el trofeo, al igual que Johan Cruyff en 1974.

En 2011 el Diez volvió a ser el hombre más importante del campeón de Europa y del mundo de clubes y por eso nadie dudaba de que se transformaría en el segundo en ganarlo en tres ocasiones consecutivas. Sí, con sólo 24 años ya alcanzaba el récord de Van Basten, Cruyff y Platini.

Este año Messi marcó 91 goles, superó la marca de Gerd Müller y se ganó el mote de "jugador total", capaz de comenzar una jugada, de terminarla, de pensarla, capaz de todo. Ganó el cuarto Balón de Oro, el que completa el póker de la foto. Es la imagen que marca una época en la historia de este deporte.

Artículos relacionados