thumbnail Hola,

El ex Boca tuvo que hacer de arquero para salvar al Inter que sufrió la lesión del Castellazi y no poseía más cambios. “Una opción a tener en cuenta", afirmó el DT Stramaccioni.

Alguna vez lo llamaron La Joya, por sus gambetas y desbordes. Hoy, a pesar de que no ha perdido el talento con pelota dominada, los italianos le renovaron su apodo: de aquí en adelante es La Araña.

Rodrigo Palacio se hizo cargo de la valla de su equipo durante los últimos 15 minutos del partido que el Inter le ganaba al Verona 2-0 de Copa Italia, por la lesión del arquero Luca Castellazi. La clasificación a cuartos de final estaba consumada, sí, pero más de un hincha Nerazzurro se agarró la cabeza cuando se dio cuenta que ya no había más cambios. Entonces fue ahí que el hombre de la colita se jugó por su equipo, se puso los guantes y con confianza se colocó bajo los tres palos cual héroe de una de acción.

Lo notable fue que logró una extraordinaria atajada al ángulo que hubiera puesto en riesgo la tranquilidad de los milaneses, que con goles de Antonio Cassano y del colombiano Freddy Guarín habían tomado una ventaja irremontable por la manera en que se presentaba el juego.

“Chivu había dicho que él iba a ir al arco. Pero el DT Stramaccioni decidió que quería que atajara yo o Ricky Álvarez. Por suerte estaba a sólo 15 minutos. Nunca había hecho una cosa así. Creo que sólo cuando era niño”, manifestó el protagonista.

Inter a cuartos de final de Copa Italia, y con el acierto de haber encontrado una nueva variante en el arco: La Araña Palacio.

Artículos relacionados