thumbnail Hola,
Gustavo Cabral, experimentado fichaje del Celta que peca de novato (Análisis)

Gustavo Cabral, experimentado fichaje del Celta que peca de novato (Análisis)

Celtavigo.net

El argentino ha vuelto a ser expulsado y comprometió al equipo en Vallecas

El Celta de Vigo volvió a perder una jornada más lejos de Balaídos. Los gallegos son fuertes en casa y muy débiles fuera, algo que se ha vuelto a poner en evidencia en el último partido en el que el Celta terminó perdiendo 3-2 contra el Rayo Vallecano un encuentro que se marchó al descanso con 0-2 en el marcador.

Lo cierto es que el Celta vivió sus mejores momentos en el terreno de juego cuando el partido fue disputado por once jugadores contra otros once rivales, ya que Gustavo Cabral volvió a ser expulsado después de haber comprometido también al equipo hace dos jornadas en el derbi contra el Depor, en el que, de un modo similar, vio la tarjeta roja demasiado pronto y de forma absurda.

Manos involuntarias, faltas innecesarias y errores tontos se vienen sucediendo en los últimos partidos por parte de un jugador que llegó al Celta esta temporada para aportar experiencia a una defensa joven y novata en en el fútbol de élite, aunque es él quien precisamente está cometiendo los mayores pecados en este campo.

En las 11 primeras jornadas de Liga, Gustavo Cabral ya ha sido expulsado en dos ocasiones, ambas incluso con mucho tiempo de partido por delante y, por lo tanto, dejando al equipo gallego en una situación muy comprometida que, en ambos casos, terminó costando puntos valiosísimos a los de Paco Herrera.

Con 27 años de edad y tras haber pasado por equipos como River Plate y Racing en Argentina, Estudiantes Tecos en México y Levante en España, Gustavo Cabral tiene experiencia suficiente como para saber cuándo no cometer una falta -o al menos no de ciertas formas-, así como que no debe saltar a interceptar un balón con los brazos desplegados.

En un equipo de los más limpios de la Liga, de los que menos faltas comete y que menos tarjetas recibe, Gustavo Cabral ya ha sido expulsado en dos ocasiones por doble amonestación, habiendo recibido esta campaña hasta 10 tarjetas amarillas y dos rojas, una clara muestra de que el argentino no está haciendo las cosas bien, y él lo sabe.

Estos errores inexplicables, sobre todo suyos, pero también de sus compañeros de defensa, han costado ya al Celta muchos disgustos esta temporada, así como también los durísimos y desequilibrantes arbitrajes a los que se ha tenido que enfrentar el equipo olívico, que ya sabía que contaría con este factor en contra debido al menor peso que tiene en la Liga un club recién ascendido frente a otros de mayor entidad en el torneo.

Es lógico que este equipo joven, inexperto y salido de la cantera cometa errores de este tipo, aunque es necesario pulirlos, y los más veteranos y los pocos jugadores fichados expresamente para aportar temple y conocimiento al equipo son los responsables de impregnar este talante a sus compañeros y no de hacer exactamente todo lo contrario.

Gustavo Cabral es un jugador que puede aportar muchas cosas al Celta y, de hecho, el equipo gallego lo necesita para mantenerse a flote en la tempestad de la Liga BBVA, en la que todos los elementos están en su contra. El defensa argentino necesita hacer propósito de enmienda y mostrar su mejor cara en los próximos partidos para así poder llevar al Celta a buen puerto desde una defensa viene haciendo demasiadas aguas.

Artículos relacionados